Menú Portada
ALGO SE MUEVE EN CUBA

El ministro de Exteriores de Cuba, Felipe Pérez Roque, firmó el pasado viernes la adhesión a la carta de Derechos Humanos en la ONU

Marzo 9, 2008

Los cubanos ven con escepticismo el cambio generacional y de lideres en los dirigentes del país, si bien para cualquier periodista extranjero e incluso para los mas optimistas, los últimos movimientos del Ejecutivo presidido por Raúl Castro, desde hace escasos quince días, dejan entrever maneras de aperturismo de la isla hacia otros derroteros distintos a los cincuenta años “revolucionarios” de su hermano Fidel.


Dos asuntos abren la esperanza al cambio de talante en la isla caribeña, el primero y apenas trascendido, pero que Extraconfidencial.com ha verificado personalmente es la firma el pasado viernes en la sede de Naciones Unidas de la carta de adhesión a los Derechos Humanos de Cuba, acto que rubricó el ministro de Exteriores, Felipe Pérez Roque y el propio presidente de la ONU.
A ningún observador se le escapa que la firma del mencionado tratado implica una apertura a comisarios, enviados de otros países e incluso expedientes en caso de incumplimiento de la citada Carta Magna. Algo impensable bajo la dirección férrea de Fidel Castro.
El otro punto de reflexión se encuentra en el mutismo realizado por Cuba en la crisis fronteriza de Colombia con Ecuador y sobre todo con su hasta ahora socio principal, Hugo Chávez, presidente de Venezuela. La dirección cubana no sólo no ha emitido ningún comunicado sino que, ni tan siquiera se ha adherido a las acciones principales iniciadas por sus hasta ahora socios Hugo Chávez, Correa y Daniel Ortega (Venezuela, Ecuador y Nicaragua).
No es ningún secreto que Raúl Castro no comparte los puntos de opinión del líder bolivariano e incluso que las relaciones Cuba-Venezuela pueden dar un vuelco en breve espacio de tiempo.
Estos hechos acrecientan los rumores sobre la realidad física y psíquica de Fidel Castro. ¿Creen ustedes que si Fidel se encontrase en plenitudes físicas y mentales los hechos anteriores hubiesen acaecido? Todo parece indicar que el “castrismo” de Fidel pasó a mejor vida.