Menú Portada

El ministro de Defensa Pedro Morenés se gasta 100.000 euros en cubrir las cabezas de sus soldados con boinas

Agosto 22, 2016
morenes ejercito

España está en guerra. El masón Albert Pike lo predijo en 1871 en una carta enviada al revolucionario Giuseppe Mazzini. En esa misiva se decía que “la Tercera Guerra Mundial se fomentará aprovechando las diferencias causadas por los agentes de los Illuminati entre los sionistas políticos y los líderes del mundo islámico. (…) Mientras tanto, las otras naciones, una vez más divididas sobre este asunto se verán obligadas a luchar hasta el punto de la completa extenuación física, moral, espiritual y económica…Desataremos a los nihilistas y a los ateístas, y provocaremos un cataclismo social formidable que en todo su horror mostrará claramente a las naciones el efecto del ateísmo absoluto, origen de la crueldad y de los disturbios más sangrientos”. De algún modo toda Europa está en guerra. Pero España ya ha entrado de lleno en ella tomando parte en uno de los bandos armados: el iraquí. El ministro de Defensa español, Pedro Morenés, acordaba recientemente con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, en la última reunión de la coalición internacional contra el Daesh celebrada en Estados Unidos, que los soldados españoles acompañarán a los iraquíes en la batalla aconsejándolos y asesorándolos en los enfrentamientos para facilitar sus avances. De hecho los 307 efectivos de las Fuerzas Armadas destinados en territorio iraquí ya se han apuntado una victoria: la toma del bastión yihadista de Faluya.

Mientras media Europa se desangra por la versión más extremista del islam, España ha decidido tomar la opción más tibia en la lucha contra el yihadismo. En otros aspectos, sí que destaca la decidida intervención de la cartera de Defensa, como en uno de los ámbitos preferidos de Pedro Morenés: la vestimenta de sus tropas.

La última licitación al respecto ha sido la adquisición de boinas de diferentes unidades por parte de la Jefatura de Asuntos Económicos del Mando de Apoyo Logístico. Unas boinas que han alcanzado un precio bastante elevado. El contrato ha sido adjudicado a la unión temporal de empresas entre Boinas Elósegui, sita en Tolosa (Guipúzcoa), y Ángel Gabardós Galindo Sucesores, de Zaragoza. El precio asignado fijado mediante acuerdo marco ha sido cercano a los 100.000 euros (98.312,5 euros).

No es la primera vez que los uniformes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado le salen caros a las arcas públicas. Entre estas adjudicaciones destacan 50.000 euros para fundas de pistolas, otra licitación de Pedro Morenés; 47.183,95 euros para la adquisición de fundas de pistola; 75.613,53 euros destinados por el Ministerio del Interior de Jorge Fernández Díaz para la adquisición de gorros de fronteras con destino a funcionarios de las Unidades de Extranjería del Cuerpo Nacional de Policía; o millón y medio en gabardinas para el Ejército del Aire.

Lo que más parece importarles tanto al titular de Defensa como al de Interior es la uniformidad más que la seguridad de las tropas españolas.