Menú Portada
Tras una reunión entre la AVT y el Ministerio de Justicia en la que se reivindicaba el cumplimiento íntegro de las penas

El Ministerio del Interior destina 880.000 euros para todo un año a las Asociaciones para la atención a las víctimas del terrorismo

Noviembre 13, 2014

La AVT ha denunciado recientemente un recorte de más de 30.000 para 2014 en las subvenciones destinadas a su funcionamiento y al desarrollo de su labor asistencial.

pq_929_jorge-fernandez-diaz-copia.jpg

La Asociación de Víctimas del Terrorismo ha roto su silencio. Las épocas pasadas de buena sonda y cordialidad con el Gobierno central en las que ambos transitaban por un mismo camino han dado paso a las críticas abiertas y a la tensa reprobación. Todo parece empezar en la reunión que mantuvieron el pasado 21 de octubre el ministro de Justicia, Rafael Catalá con la presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza durante la cual la segunda le transmitió al primero una serie de reivindicaciones del colectivo entre las que se hallaba su inquietud ante la prisión permanente revisable. Esta nueva figura que quiere introducir el Código Penal podría suponer en la práctica una reducción de la condena para algunos presos terroristas que verían su pena disminuida. Esto supondría un acortamiento de la estancia en prisión de 5 o incluso 15 años en lugar de cumplir la pena máxima, establecida en 40 años según la Ley vigente para este tipo de supuestos.

Las críticas a la política antiterrorista de la Asociación de Víctimas parece no haber sentado muy bien en el seno del Gobierno que ha emprendido hace escasos días una decisión tiránica. Mediante un comunicado, la AVT aseguraba el pasado 4 de noviembre que para este 2014, el Ministerio del Interior ha aplicado un tijeretazo de más de 30.000 euros (32.530,28 euros) en las subvenciones destinadas a su funcionamiento y al desarrollo de su labor asistencial.

En concreto la AVT recibirá un total de 242.823,13 euros en este año 2014 que se dividen en los epígrafes ‘Apoyo al movimiento asociativo y sensibilización social’ (124.055,76 euros) y ‘Asistencia directa a víctimas del terrorismo y sus familiares’ (118.767,37 euros).

Así se concluye de la disposición publicada por el Ministerio del Interior de Jorge Fernández Díaz en el BOE con fecha del pasado 8 de noviembre. En total serán 880.000 euros los dispuestos por el Gobierno central para “la concesión de ayudas destinadas a Asociaciones, fundaciones y entidades sin ánimo de lucro, cuyo objeto sea la atención a las víctimas del terrorismo, correspondientes al año 2014”. El monto total irá con cargo a dos aplicaciones presupuestarias por un importe de 80.000 y 800.000 euros, respectivamente. Además, a la vista de todas las líneas de actuación, el de la AVT no parece el único recorte.

Resulta paradójico comprobar las grandes diferencias que existen entre las partidas destinadas a las Asociaciones que operan en diferentes Comunidades Autónomas. Así, la Asociación Andaluza de Víctimas del Terrorismo es beneficiada con cerca de 60.000 euros (59.393,78 euros) mientras que la Asociación Víctimas del Terrorismo de la Comunidad Valenciana se lleva 13.149,75 euros y la Asociación Extremeña de Víctimas del Terrorismo se hace con tan sólo 7.845,11 euros.

Un recorte sin precedentes

Es curioso que si se atiende a la suma de todas las partidas destinadas a las entidades que han obtenido ayudas, los 880.000 euros no se agotan en su totalidad. De hecho el importe total resultante son 879.999,96 euros. Un presupuesto escaso a todas luces para quienes han vivido tan de cerca la barbarie del terrorismo que ocasione marcas indelebles de por vida, tanto por fuera como por dentro. De hecho desde la implantación de este modelo de financiamiento a las entidades que luchan contra el terrorismo y apoyo al movimiento asociado en tiempos de José María Aznar, ningún Gobierno había establecido una merma de este calibre.