Menú Portada
El contrato se formalizó tan sólo 6 días antes de las elecciones

El Ministerio del Interior de Jorge Fernández Díaz se gastó 59.900 euros en el servicio de cafetería del Centro de Difusión Nacional de Resultados de las Elecciones Europeas

Mayo 27, 2014

Este nuevo desembolso se añade a los 18 millones destinados a los servicios de escrutinio y a los más de 9,2 millones en dietas para los miembros de las mesas electorales
La ganadora, Eurest Servicios Feriales, es filial de la multinacional británica de servicios de restauración, Compass Group

La licitación se realizó de forma ordinaria pero sin publicidad, eligiendo la empresa ganadora por ser la “oferta económicamente más ventajosa” entre tan sólo 5 competidores


Una comparecencia para informar sobre la apertura de los colegios electorales, otras tres para hacerlo sobre la participación y una última, después de las 23:00 del 25M, para dar los resultados casi definitivos. Este es el resumen del trabajo realizado por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría y la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro, en la pasada jornada electoral. Unos comicios aciagos para los grandes partidos que ya ha forzado la marcha de Alfredo Pérez Rubalcaba del PSOE en un próximo Congreso Extraordinario (19 y 20 de Julio), y ha levantado los peores temores en el Partido Popular de Mariano Rajoy. Pero más allá del terremoto electoral y el surgimiento y subida con fuerza de otras formaciones políticas, muchos españoles se sorprendieron de la cobertura de las elecciones cuando en la última comparecencia ya se daban los datos casi definitivos (más del 98% de escrutinio), sin que antes hubiera resultados provisionales y menos aún encuestas a pie de urna por parte de ningún medio de comunicación.

Una cobertura mínima, pero nada barata, realizada desde el Centro de Difusión Nacional de Resultados (CDN), que el Ministerio del Interior ubicó en el Recinto Ferial de Madrid, IFEMA. Más allá de los 18 millones que ha costado el escrutinio de estas elecciones y que como informó Extraconfidencial.com supuso un incremento de más de 6 millones con respecto a lo que se pagó en los anteriores comicios europeos de 2009, hay que añadir toda una serie de gastos añadidos, como es el de cafetería y restauración de este Centro de Difusión.
 

Licitación sin publicidad a una multinacional extranjera

 
El pasado 19 de mayo, tan sólo 6 días antes de la celebración de las elecciones se formalizó el contrato de “Servicios de restauración en el Recinto Ferial de IFEMA (Madrid), donde se instalará el Centro de Difusión Nacional de Resultados (CDN) del Ministerio del Interior, desde el que se centraliza el seguimiento del desarrollo de la jornada electoral y la difusión del escrutinio provisional de resultados”. Un contrato negociado en un procedimiento ordinario, pero sin publicidad, en el que la empresa ganadora -entre un total de cinco ofertas presentadas-, fue Eurest Servicios Feriales SL, filial de la multinacional británica Compass Group.
 
El motivo esgrimido para la adjudicación de este acuerdo, valorado en 59.900 euros (65.890 euros, IVA incluido), fue ser la “oferta económicamente más ventajosa”, pero al realizarse en un procedimiento no publicitado es más que probable que se quedaran fuera de juego muchas otras empresas de restauración que podrían haber ofertado precios más competitivos.
 
Unas elecciones a precio de oro
 
Este “penúltimo” gasto se suma a una larga lista de facturas que tendremos que pagar los españoles por unas elecciones, que vista la tasa de abstención, interesan muy poco. Además de los 18 millones mencionados que se destinaron al proceso de escrutinio, como también informamos la semana pasada, el domingo se repartieron más de 9,28 millones de euros en dietas para los miembros de las mesas electorales. Una cantidad muy importante de dinero que se tiene que repartir más de 49.445 mesas a razón de 62,61 euros por miembro y que obliga a las Delegaciones del Gobierno a formalizar contratos con empresas de seguridad para la realización de servicios de gestión y reparto de este efectivo.
Pero no es este el único gasto importante. Jorge Fernández Díaz -a través de la Dirección General de Política Interior-,  pagó  en marzo unos 700.000 euros en urnas y cabinas en dos contratos.  En primera instancia, fue el contrato para la “adquisición y distribución de diverso material electoral con motivo de las Elecciones al Parlamento Europeo 2014: urnas electores” que fue otorgado a Plasty S.A. por un total de 120.516 euros. Tan sólo 6 días más tarde se adjudicaba el acuerdo para la “adquisición y distribución de diverso material electoral con motivo de las Elecciones al Parlamento Europeo 2014: cabinas electorales y soportes señalizadores de locales y mesas electorales” que sumó otros 550.669,19 euros y que en este caso que favoreció de pleno a la empresa valenciana Don Hierro S.L. proceder, no fue el más correcto, ya que también aquí se optó de nuevo por un proceso de licitación “negociado sin publicidad”.