Menú Portada
A lo largo de cuatro años ha recibido 273.000 euros y se enfrenta a un juicio por no dar de alta a sus empleadas

El ministerio de Trabajo subvenciona a la Fundación Virgen de los Dolores, supuestamente implicada en la Operación Gürtel

Octubre 22, 2009

Se ha hecho famosa y, al tiempo, se ha hecho de oro. Ella es la famosa vidente de El Escorial (Madrid). Con la bendición, entre otros, de monseñor Rouco Varela, se refugia en el credo de las personas de buena fe para hacer grandes negocios. Desde estas páginas ya les anticipamos en su día que el magistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, recibiría un exhaustivo informe, vía denuncia, sobre las actividades sospechosas de la Fundación Virgen de los Remedios y su supuesta implicación en la Operación Gürtel que instruye. Mañana viernes la tendrá en su despacho. La denuncia, no a la vidente.

La mencionada Fundación, entre sus actividades, atiende en tres residencias a cerca de 100 ancianos con la asistencia de 50 monjas, trabajadoras que no están dadas de alta en la Seguridad Social. Lo más curioso del caso es que el Ministerio de Trabajo les ha subvencionado en cuatro años con 273.000 euros. Tres inspectores del ministerio que hoy encabeza Celestino Corpacho, dictaminaron que había que darlas de alta. En juicio, los presuntos acusados consiguieron anular estas actuaciones.

Por su parte, el presidente de la Fundación explicó ante el Juez, sin prueba documental, que solo reciben 700 euros de media al mes por los pobres ancianos y mes y que las monjas-trabajadoras buscan la santidad sin recibir nada a cambio. La Abogacía del Estado, que debería defender los intereses de la Seguridad Social, no presentó toda la prueba de que disponía aportada por la Asociación de Víctimas: ancianos pobres rechazados, extractos de cuentas bancarias, manipulación de personas con Alzheimer, propiedades, contratos laborales ficticios…

El juez Garzón ya tiene tajo. Los familiares afectados por las actividades de esta Fundación crearon una Asociación de Víctimas que, tras tres años de investigación, logró obtener, entre otros datos, las cuentas de la susodicha Fundación. No se los pierdan. Es la memoria económica del año 2007:

-No se demuestra que los ancianos sean carentes de recursos.
-El activo asciende a 20.394.000 Euros. Los fondos propios a 12.231.000 Euros.
-Los ingresos anuales son de 2.010.000 Euros, lo cual supone 3.000 euros por
anciano y mes

Inversiones en Bolsa: solo en el año 2007 por valor de más 1.182.000 euros
El Ministerio de Trabajo les ha subvencionado en cuatro años con 273.000 euros
– Mantiene un crédito bancario de cerca de 1.761.000 euros a amortizar en cuatro años, lo cual significa que ingresan todos los meses 40.000 euros
– A su nombre constan 1.000.000 m2 de terrenos que dedican a la especulación urbanística.

Y todo en nombre de Dios. Y cuando el magistrado Garzón reciba la denuncia mencionada se sorprenderá, como todos ustedes, con los nombres que figuran adscritos, directa o indirectamente, a la mencionada Fundación. Con la Iglesia hemos topado y con el PSOE también, al menos en la Operación Gürtel.