Menú Portada
LO QUE NOS CUESTA LA INMIGRACIÓN (y II)
Destinados a aquellos que se encuentren en situación de vulnerabilidad por estar en riesgo de exclusión social

El ministerio de Trabajo concede 3 millones de euros para el retorno de personas inmigrantes

Abril 8, 2010

Se paga todos los gastos de desplazamiento, incluido hotel y manutención, desde la localidad de origen a la de destino, incluyendo a familiares de hasta segundo grado de afinidad

Para acceder,  tan sólo no pueden volver a realizar actividades laborales en tres años en España y comprometerse a remitir la tarjeta de embarque



El Ministerio de Trabajo es un saco sin fondo, no sólo de parados que no dejan de aumentar pese a los brotes verdes que ni la primavera deja ver, si no también de subvenciones. Si ya extraconfidencial.com adelantó que en el cuarto trimestre dotó casi 46 millones de euros en subvenciones para integración y contratación de inmigrantes, también tiene dinero para lo contrario, como demuestra la resolución de 11 de marzo de 2010, de la Dirección General de Integración de los Inmigrantes, por la que se convocan subvenciones para el retorno voluntario de personas inmigrantes.

En la disposición adicional octava de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, se establece que el Gobierno contemplará anualmente la financiación de programas de retorno voluntario de las personas que así lo soliciten y planteen proyectos que supongan su reasentamiento en la sociedad de la que partieron y siempre que los mismos sean de interés para aquella comunidad.

La finalidad perseguida por la Administración General del Estado con las subvenciones reguladas en esta resolución de convocatoria es la promoción de los programas de retorno voluntario, a sus países de procedencia, destinados a inmigrantes que se encuentren en situación de vulnerabilidad por estar en riesgo de exclusión social, por tener necesidades especificas, por pertenecer a un colectivo de riesgo o por su condiciones especiales. Todo ello con la intención de alcanzar un doble objetivo, garantizar el retorno digno de las personas y favorecer su reasentamiento en la sociedad de la que partieron, y tan sólo habiendo residido seis meses en España.

Abono anticipado de la prestación de desempleo

En este sentido se aprueba el Real Decreto-ley 4/2008, de 19 de septiembre, sobre abono acumulado y de forma anticipada de la prestación contributiva por desempleo a trabajadores extranjeros no comunitarios que retornen voluntariamente a sus países de origen donde se establece, que para facilitar el retorno voluntario a su país de origen a los trabajadores extranjeros desempleados, el Servicio Público de Empleo Estatal podrá abonar a aquéllos, anticipadamente y de forma acumulada, en dos veces, el importe de la prestación contributiva por desempleo a que tuviesen derecho.

Mientras, si un emprendedor quiere generar riqueza capitalizando su prestación, le abonaran tan sólo un 60% y el resto se lo descontarán en las cotizaciones sociales.


También subvenciones de ida y vuelta


Pero además de esta gran ventaja, de acuerdo con lo previsto en el artículo 1 de la Orden TAS/1043/2007, de 18 de abril, se establecieron las bases reguladoras para la concesión de subvenciones del área de integración de los inmigrantes, solicitantes de asilo y otras personas con protección internacional, para poder efectuar la correspondiente convocatoria y la determinación de los programas de retorno voluntario que podrán ser objeto de financiación, y sus requisitos.

Todo ello se ha concretado en una subvención de una cuantía máxima de 3.000.000 de euros que se financiará con cargo al crédito presupuestario “Ayudas para el retorno voluntario de inmigrantes”.
Para ello el inmigrante tan sólo tiene que comprometerse a no retornar a España en el plazo de tres años a partir del momento de su salida, para realizar una actividad lucrativa o profesional por cuenta propia o ajena, y “comprometerse” a remitir las tarjetas de embarque a la entidad que gestionó su retorno. A cambio de eso recibirán:

• El pago del billete de retorno a su país de procedencia desde el lugar de su domicilio en España, para el interesado y sus familiares hasta segundo grado de afinidad y consanguinidad y en caso necesario incluso el abono de los gastos de desplazamiento en España desde su lugar de residencia hasta el punto de salida incluyendo el abono de los gastos de alojamiento de una noche por motivos de tránsito.

• Entrega de un dinero de bolsillo de 50 euros por persona hasta un máximo de 400 euros por unidad familiar, para facilitar la manutención durante el transcurso del viaje desde su lugar de residencia hasta el punto de salida.

• Gestión de una ayuda económica adicional de 400 euros por persona hasta un máximo de 1.600 euros por unidad familiar, como ayuda a su primera instalación en el país de procedencia.

• En caso de tener que cubrir el transporte desde la localidad de llegada al destino final en su país de procedencia, esta ayuda podrá aumentarse hasta 100 euros por persona con un límite máximo de 600 euros por unidad familiar.

• Gastos imprevistos de medicamentos u otros debidamente justificados por el solicitante e informados positivamente por la entidad que gestiona el retorno.

Del efecto llamada negado por el “pensador” Caldera al pago de millones de euros por salida. Dentro de tres años ¿Se repetirá la historia?