Menú Portada
LOS PRIVILEGIOS DE LOS TRABAJADORES DE JUSTICIA (I)
Pagadas por la Mutualidad General Judicial

El Ministerio de Justicia de Alberto Ruiz Gallardón paga ayudas a sus empleados que incluyen gafas, dentistas y hasta prótesis capilares

Febrero 13, 2013

La mayoría se han mantenido a pesar de los ajustes impuestos en el mes de julio a través del Real Decreto-ley 20/2012 de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria
Para acceder a ellas tienen que tener unos ingresos que oscilan entre los 40.890 euros de un peticionario soltero, separado o viudo sin cargas familiares y los 60.406 euros si se tiene cónyuge o pareja de hecho con dos o más hijos menores de 21 años
Entre otras muchas se paga, 425 euros para la compra de audífono, 500 euros por ortodoncia, 50 euros por endodoncia, 66 euros anuales para lentillas desechables o 125 euros para un colchón antiescaras

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
line-height:115%;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


Alberto Ruiz Gallardón, recula. “El Gobierno asume las recomendaciones del Defensor del Pueblo y articularemos los procedimientos legales adecuados para introducir esas recomendaciones en la legislación“, ha asegurado el titular de Justicia, al mismo tiempo que ha indicado que intentará que la Ley de Justicia Gratuita entre en vigor “lo antes posible“. La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, que tiene de plazo hasta el próximo día 21 para decidir si recurre ante el Constitucional la Ley de Tasas, ha hecho entrega al ministro de un escrito en el que le recomienda una “modificación sustancial” del sistema de tasas judiciales. En el texto recomienda reducir la cuantía de las tasas de la primera instancia civil y contencioso-administrativa, modular la cuantía de las tasas en función de la capacidad económica en el caso de las personas jurídicas y moderar la cuantía para facilitar el acceso a los recursos en los distintos procesos. Todo ello ha llevado a que el ministro de Justicia de un paso atrás, algo que muy pocas veces se le ha visto a Ruiz Gallardón.

Y todo ello en un momento crucial para su gestión. Después de muchas semanas de tensión y declaraciones cruzadas, el próximo 20 de febrero habrá huelga de jueces y fiscales. Cinco asociaciones integradas en la llamada Comisión Interasociativa han convocado un paro del que se han desmarcado las mayoritarias y de carácter conservador APM (Asociación Profesional de la Magistratura), y AF (Asociación de Fiscales). En un comunicado firmado por la Asociación Judicial Francisco de Vitoria, Jueces para la Democracia, Foro Judicial Independiente, Unión Progresista de Fiscales y la Asociación Profesional Independiente de Fiscales, ponen de manifiesto que el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, “no ha atendido a ninguna de las reivindicaciones de ambas carreras, por lo que, agotadas todas las posibles medidas de presión, sólo queda la convocatoria de un paro general de la Administración de Justicia”.

Los convocantes reivindican la paralización de la reforma del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que consideran que atenta contra la independencia de los jueces y la retirada de la ley de tasas, que en su opinión vulnera el derecho de los ciudadanos a la tutela judicial efectiva. Aunque en el lado contrario está la opinión de Ruiz Gallardón, que en distintos foros ha argumentado que las protestas se producen por razones corporativas, argumentando que “¿Cómo no van a protestar jueces y fiscales si les hemos quitado la paga extraordinaria, si les hemos dejado de 18 días para asuntos propios en 12 días?”, ajustes económicos que no han sido los únicos pero que tampoco se pueden considerar dolorosos si tenemos en cuenta como siguen manteniendo privilegios que destacan frente a la mayoría de los trabajadores.

Prestaciones mínimamente recortadas

En el año 2000, estando José María Aznar en el Gobierno, se establecieron las prestaciones que cubrirá la Mutualidad General Judicial, entre las que está la “Asistencia Social”. Aunque el reglamento de la Mutualidad General Judicial, procede de mucho antes, de noviembre de 1978, que creaba el  Fondo de Asistencia Social, destinado a la financiación de las ayudas asistenciales integradas en la acción protectora social. En sus principios, la asistencia social, tenía como fin “dedicarse a aquellas situaciones excepcionales de extrema necesidad en que puedan encontrarse los mutualistas o los familiares a su cargo”. La realidad, a pesar de diferentes recortes, es muy diferente, y estas ayudas se reparten de forma discrecional y llegando hasta las rentas altas.

En 2008, la Circular número 84 por la que se regulaba las Ayudas del Fondo de Asistencia Social, hizo un primer recorte ya que reconocía que “cada vez es mayor el número de ayudas solicitadas con cargo al FAS” y “se hace necesario regular la concesión de las mismas, estableciendo unos criterios para ello”. En 2008 la crisis acaba de empezar y los ajustes no fueron importantes y se centraron esencialmente en algunos criterios, pero en el 2012 en plenos recortes presupuestarios, también la tijera ha sido en el mejor de los casos testimonial, y no centrándose en el fondo, siguen siendo universales y no cumplen el requisito de cubrir necesidades de “extrema necesidad”.

El pasado 19 de diciembre se publicaba una resolución que, amparándose en el Real Decreto-ley 20/2012, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competitividad, se suprimían determinadas ayudas socio-sanitarias y complementarias y se modifican sus requisitos y cuantías. Pero lo que deja claro esta supresión es como, hasta ahora se daban ciertas ayudas ahora canceladas, eran todo un privilegio  como, ayuda al transporte y estancia del acompañante del enfermo, de la cual se ha reconocido que su “coste a nivel de gestión resultaba desproporcionado respecto de la cuantía con que mínimamente se asistía a los mutualistas”; la ayuda por vacunación contra el VPH que “ha dejado de tener una justificación médica y legal puesto que las Comunidades Autónomas han ido incorporando esta vacuna a sus distintos calendarios oficiales” o la ayuda económica por cirugía refractiva, un tratamiento que desde la Mutua reconocen que “cuyo precio ha ido disminuyendo de forma sustancial en los últimos años” y se ha perdido “su justificación de origen”.

Ayudas para todas la rentas

Del resto de las ayudas muy pocos cambios. Tan sólo se “homogenizaron” con otras Mutualidad de funcionarios y los catálogos ortoprotésicos de las Comunidades Autónomas las correspondientes a las ortesis del pie y la férula dental, manteniéndose una cobertura envidiable en distintas prestaciones que la mayoría de los ciudadanos tienen que costear totalmente de su bolsillo. Este es un resumen de ellas:

·         Cama articulada y accesorios, 900 euros

·         Grúa elevadora y arnés, 500 euros

·         Asiento giratorio de bañera, 100 euros

·         Prótesis capilares, 350

·         Aparato dental completo (superior e inferior, de 28 piezas), 500 euros

·         Aparato dental (superior o inferior, de 14 piezas), 250 euros

·         Piezas dentarias (máximo de 14), 35 euros

·         Empaste, obturación (máximo de 14), excluidos menores de 15 años adscritos a entidades médicas, 20 euros

·         Endodoncia 50 euros

·         Ortodoncia (solo las iniciadas antes de los 18 años), 500 euros

·         Limpieza de boca 18 euros

·         Gafas (de lejos o cerca), 40 euros

·         Gafas bifocales, 70 euros

·         Lentillas (dos unidades/año natural), 33 euros cada una

·         Lentillas desechables (ayuda anual), 66 euros

·         Audífono, 425 euros

·         Reparación de audífono, 210 euros

·         Colchón antiescaras, 125 euros

·         Bomba de insulina, 100% de su coste

 

Y todo ello para los titulares y los beneficiarios (cónyuge, hijos), y con unos límites en ingresos, que desde luego, permiten perfectamente el pago de cualquiera de estos tratamientos sin necesidad de ayudas. En el caso de un peticionario soltero, separado o viudo sin cargas familiares  que gane menos de 40.890 euros y si tiene cónyuge o pareja de hecho, con dos o más hijos menores de 21 años o mayor discapacitado o incapacitado para trabajar hasta los 60.406 euros. Así, como pueden ustedes comprobar, es normal que en la propia web de la mutualidad aparezcan como “Lo más solicitado”.