Menú Portada
El equivalente al 10% del recorte que sufrirá la Cooperación Exterior para el 2014

El Ministerio de Exteriores de José Manuel García-Margallo blinda la seguridad de sus centros con 2,5 millones de euros

Diciembre 2, 2013
pq_939_margallo.jpg

Los recortes que padece el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación se cuentan por decenas. Especialmente es este segundo campo -la cooperación- la que se ha visto más mermada en los Presupuestos Generales del Estado para 2014. En el próximo ejercicio, la partida del órgano ministerial destinada a la Cooperación al Desarrollo ha descendido un 6% con respecto al presente año 2013 -unos 26 millones de euros-. Con todo, en los dos últimos años los fondos totales designados a este aspecto han bajado hasta un 60%. Un auténtico tijeretazo que deja en paños menores a uno de los pilares fundamentales de la política ministerial.     

La austeridad, sin embargo, no parece ser el motivo último de este recorte. El departamento que dirige José Manuel García-Margallo viene de anunciar la adjudicación del contrato para el “servicio de vigilancia y seguridad en las dependencias del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación” (MAEC). El acuerdo, formalizado el pasado 28 de noviembre, seleccionaba entre las candidatas a la empresa Prosegur España por haber “obtenido la mayor calificación aplicando los criterios de valoración definidos en el Pliego de Cláusulas Administrativas Particulares, considerando la oferta económica, la bolsa de horas ofrecida y los aspectos técnicos del servicio a prestar”.

Millones para seguridad, recortes para cooperación

A pesar de tal motivación y de un procedimiento abierto y de trámite ordinario, el contrato de servicio y seguridad se eleva hasta rondar los 2,5 millones de euros (2.298.794,3 euros). Esta cuantía representa un 10% de todo el recorte que la cooperación ha sufrido para este 2014 (26 millones).   

Esta elevada suma sería muy bien recibida por la desnutrida cooperación. Y es que no solo preocupa en el Ministerio de Exteriores los sucesivos recortes que están sufriendo sus partidas, sino también el desastroso modo de gestionar el escaso remanente que queda en su poder. La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo refleja fehacientemente esta situación. Si bien su presupuesto descendió un 9,4% con respecto al ejercicio anterior, tras la caída del 30% registrada durante 2013, sus cuentas hablan de unas pérdidas insostenibles. El propio Ministerio publicaba a 19 de septiembre las cuentas anuales del ejercicio de 2012 de éste organismo, mostrando como la Agencia ha pasado de perder 12 millones de euros en 2011 a multiplicar prácticamente por 8 sus pérdidas hasta los 90 millones de euros del 2012.

Los datos alarmantes que vierte la cooperación en España, tanto en su presupuesto como en su gasto, parecen no quitarle el sueño a un Margallo que lejos de enderezar el rumbo de este sistema deficitario, rellena otras partidas millonarias que se alejan de sus obligaciones específicas como Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación.