Menú Portada
Tras los 150 millones de euros recogidos en los Presupuestos Generales del Estado para 2013, y un sinfín de subvenciones

El Ministerio de Empleo anuncia en un solo día la disposición de 30 millones de euros para la integración social y protección del colectivo inmigrante

Octubre 15, 2013

Se trata de tres resoluciones que datan del 6, 7 y 8 de agosto: intervención en barrios inmigrantes (5 Millones), integración de personas inmigrantes (24,6 Millones) y programas de protección internacional (5,4 Millones)

Entre julio de 2012 y el mismo mes de 2013, Migraciones subvencionó ayudas contradictorias y solapadas por valor de más de 42 millones de euros

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


La migración es esa gallina de los huevos de oro a la que se alimenta con numerosos aportes monetarios que nunca acaban por convencer a la opinión pública. El Gobierno lleva muchos años errando en el modelo, pero las desviaciones no se corrigen y las arcas del erario público se debilitan sin obtener, en consecuencia, fruto alguno. El problema no es reciente, ya mucho antes de la llegada del ministro de Exteriores, García-Margallo y la ministra de Empleo, Fátima Báñez, España se daba de bruces contra la pared de la migración, esa que a día de hoy, todavía no sabe cómo gestionar: si abrirla para que los inmigrantes se integren de lleno en nuestra sociedad y cultura, o cerrarla definitivamente motivando a los foráneos a volver a su país de origen, con o sin futuro.

Tras los 150 millones de euros recogidos en los Presupuestos Generales del Estado para 2013, y un sinfín de subvenciones en pro de dos perfiles antitéticos de la inmigración, la Dirección General de Migraciones -adscrita al Ministerio de Empleo y Seguridad Social- ha programado en tan solo tres días -los que van del 6 al 8 de agosto- la friolera de 30 millones de euros distribuidos en tres líneas diferentes que apuntan todas ellas al problema de la migración.

En detalle se trata de tres resoluciones publicadas en el BOE el mismo día, el 4 de septiembre de 2013. Por un lado se anunciaba el crédito disponible de la convocatoria de subvenciones para el desarrollo de programas de intervención integral en barrios con presencia significativa de población inmigrante, cofinanciada por el Fondo Europeo para la Integración de Naciones de Terceros Países. Esta línea de crédito se vería apoyada por una cuantía de 2,5 millones de euros más otros 2,5 millones de financiación suplementaria. Un total de unos 5 millones para la integración de barrios inmigrantes.

Por otro lado, se daba publicidad al crédito disponible y la distribución definitiva de los créditos de subvenciones en el área de integración de personas inmigrantes, provista de cuantías adicionales que llegaban hasta el total de 24,6 millones de euros (24.642.287 euros).

Por último, para cerrar el sinfín de ayudas dedicadas a los movimientos migratorios, el BOE se hacía eco del crédito disponible y la distribución definitiva de los créditos de la convocatoria de subvenciones de programas para atención a personas solicitantes y beneficiarias de protección internacional, del Estatuto de Apátrida y de Protección Temporal. Otra partida que viene a defender los intereses de los inmigrantes, esta vez, blindada con una cuantía total de más de 5 millones de euros (5.490.899 euros).   

El pozo sin fondo de las migraciones

La falta de concreción y orden en las ayudas a los movimientos migratorios no es algo nuevo en la Dirección General de Migraciones. El 31 de enero de este curso la Dirección General de Migraciones publicaba en el BOE las subvenciones otorgadas durante el cuarto trimestre de 2012. Por un lado, entre julio y diciembre de 2012 Migraciones convocó subvenciones por valor de más de 30 millones a políticas de inclusión y apoyo al bienestar de los inmigrantes en suelo español. Resulta chocante que, en la misma resolución aparezcan también dos convocatorias de ayudas destinadas a paliar la vulnerabilidad de los inmigrantes, pero enfocadas desde la otra orilla: promocionando el retorno a sus países de origen. En concreto hablamos de la resolución de 4 de julio de 2012 por la que se convocaban subvenciones para programas de retorno voluntario por un importe total próximo a los 4 millones de euros, que se sumarían a otra línea de financiación publicada en el BOE el pasado 1 de abril, por la que el Gobierno dispondría de otros 7 millones de euros. El mismo día, el BOE publicaba a renglón seguido de las ayudas para el retorno de inmigrantes, otra batería de subvenciones de 630.000 euros para la ordenación de los flujos migratorios laborales de trabajadores migrantes para campañas agrícolas de temporada y su inserción laboral.

Una tendencia que continúa el tortuoso rumbo de las ayudas a los movimientos migratorios desde que se dieron a conocer los Presupuestos Generales del Estado para 2013. En éstos, el Gobierno reservaba un total de casi 150 millones de euros para financiar el caso migratorio. De ellos, más de 76 millones en acciones ‘a favor de los emigrantes’ y más de 62 ‘a favor de los inmigrantes’.