Menú Portada
En el BOE del 8 de abril se contabilizan más de 31 millones de euros en subvenciones de la Dirección General de Migraciones

El Ministerio de Empleo anuncia en el mismo día 4 millones de euros para el retorno de inmigrantes y 630.000 euros para su inserción laboral

Abril 18, 2013

Hace tan solo una semana el BOE anunciaba 7 millones para la “la financiación de programas de retorno voluntario de las personas que así lo soliciten y planteen proyectos”

En una semana el Boletín se hizo eco de ayudas de la Dirección General de Migraciones por un importe cercano a los 40 millones de euros, ¿es este dinero efectivo?

En los Presupuestos Generales del Estado, el Gobierno reserva más de 76 euros en acciones a favor de los emigrantes y más de 62 a favor de los inmigrantes

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


España continúa obstinada en buscarse problemas gratuitos en cuanto a la migración se refiere. A 31 de enero del presente ejercicio, la Dirección General de Migraciones publicaba en el BOE las subvenciones otorgadas durante el cuarto trimestre de 2012. Unas ayudas destinadas a la inclusión social y a la integración de los inmigrantes que experimentaron un giro de 180 grados con las desarrolladas meses atrás, impulsadas por la misma dirección y el mismo ministerio. En este caso, entre julio y diciembre de 2012 Migraciones convocó subvenciones por valor de más de 30 millones (30.609.900 euros) a políticas de inclusión y apoyo al bienestar de los inmigrantes en suelo español: subvenciones cofinanciadas por el Fondo Europeo para la Integración de Nacionales de Terceros Países (dos partidas: 4.988.124 y 11.109.907 euros); subvenciones en el Área de Integración de Personas Inmigrantes (1.600.930 euros); otras ayudas de carácter social cofinanciadas por el Fondo Social Europeo (dos partidas: 7.644.395 y 980.000 euros); transferencia a familias e instituciones sin fines de lucro (154.540 euros); o subvenciones cofinanciadas por el Fondo Europeo para los Refugiados (4.132.004 euros).

Resulta chocante que, en la resolución publicada en el BOE del 31 de enero aparezcan también dos convocatorias de ayudas destinadas a paliar la vulnerabilidad de los inmigrantes, pero enfocadas desde la otra orilla: promocionando el retorno a sus países de origen. En concreto hablamos de la resolución de 4 de julio de 2012, de la Dirección General de Migraciones, “por la que se convocan subvenciones para programas de retorno voluntario de personas inmigrantes” por un importe total de 1.435.056 euros. Por ende, se disponían otros 2.259.775 euros cofinanciados por el Fondo Europeo para el Retorno. Un total próximo a los 4 millones de euros, días antes de prometer aquellos 7 millones de euros para “la financiación de programas de retorno voluntario de las personas que así lo soliciten y planteen proyectos que supongan su reasentamiento en la sociedad de la que partieron”. Según éstas, publicadas en el BOE el pasado 1 de abril, el Gobierno dispone 2,4 millones de euros que podrían ser ampliados con 4,5 más para apoyar la vuelta de los inmigrantes a sus países de origen.

Millones para los retornados

Además, el 4 de julio de 2012, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social –a través de la Dirección General de Migraciones- incrementaba el importe de las ayudas para el retorno voluntario de inmigrantes en un 22% respecto a anteriores convocatorias, pasando de los 3 millones a los 3,7 millones. Estas ayudas están destinadas a inmigrantes que se encuentren en situación de vulnerabilidad por estar en riesgo de exclusión social, por tener necesidades específicas, por pertenecer a un colectivo de riesgo o por sus condiciones especiales. Todo ello con la intención de alcanzar un doble objetivo, garantizar el retorno digno de las personas y favorecer su reasentamiento en la sociedad de la que partieron, y tan sólo habiendo residido seis meses en España. Aunque este año hay otra novedad, el “programa de retorno voluntario productivo cofinanciado por el fondo europeo para el retorno”. Todo ello con un solo requisito: dinero por un tubo. 

Inserción laboral e integración

La otra cara de la moneda –siempre tácita en el tema de las subvenciones migratorias- no se hizo esperar. El mismo lunes 8 de abril, el BOE publicaba a renglón seguido de las ayudas convocadas por la Dirección General de Migraciones para el retorno de inmigrantes, otra batería de subvenciones del mismo estamento también enmarcadas en el último trimestre de 2012. Sin embargo esta vez, su objeto era diferente e incluso antitético: “la ordenación de los flujos migratorios laborales de trabajadores migrantes para campañas agrícolas de temporada y su inserción laboral”. De esta forma y tras subvencionar 11 millones de euros para el retorno voluntario de inmigrantes, el Ministerio de Empleo aportaba otros 629.097 euros para la integración de los aquellos a los que pretendía ayudar a regresar a sus países de origen. Este importe se desgranaba concretamente en la “organización y coordinación de las contrataciones y desplazamientos de las personas trabajadoras de temporada” (280.282 euros); “visita a los alojamientos y elaboración de informes sobre las condiciones de los mismos” (160.000 euros); “asesoramiento e información sociolaboral” (136.207 euros); y “habilitación de plazas de alojamiento” (52.608 euros).

En España, el historial de ayudas para los flujos migratorios está repleto de contradicciones y sinsentidos que no acaban aquí. En los presupuestos generales el Gobierno reservaba un total de casi 150 millones de euros para financiar el caso migratorio. De ellos, más de 76 euros en acciones ‘a favor de los emigrantes’ y más de 62 ‘a favor de los inmigrantes’. Cinco años atrás se establecían por la Orden TAS/1043/2007, de 18 de abril, las bases reguladoras para la concesión de subvenciones del área de integración de los inmigrantes, solicitantes de asilo y otras personas con protección internacional. El 4 de julio de 2012, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social incrementaba el importe de las ayudas para el retorno voluntario de inmigrantes en un 22% hasta los 3,7 millones. Apenas dos meses más tarde el BOE desvelaba el crédito disponible para las subvenciones en el área de integración: más de 20 millones de euros.