Menú Portada
FAES del PP con 170.000 y la Fundación Jaime Vera del PSOE con 167.000 las más beneficiadas

El Ministerio de Educación entrega 450.000 euros a las fundaciones de los partidos para actividades formativas

Noviembre 17, 2009

Estas subvenciones benefician a todos los partidos con representación parlamentaria

A la entregada al PSOE, hay que añadir la que recibe la Fundación Rafael Campalans del PSC

El Tribunal de Cuentas ya ha advertido como las fundaciones se están convirtiendo en vehículos de financiación de los partidos


Que los partidos políticos cobran miles de euros en subvenciones no es una novedad, pero que incluso reciban fondos del Ministerio de Educación, se puede considerar más que chocante. Así la Secretaría de Estado de Educación y Formación Profesional, va a entregar subvenciones dirigidas a Fundaciones con dependencia orgánica de partidos políticos con representación en las Cortes Generales para el desarrollo de actividades formativas dentro del campo de la educación de las personas adultas.

Todos los partidos con representación política en el congreso se benefician de la generosidad del Estado, desde la más beneficiada la Fundación FAES del Partido Popular con 170.025,29 euros, hasta las del PSOE y PSC el partido con mas subvenciones, y es que si sumamos lo que reciben sus respectivas fundaciones, Jaime Vera y Rafael Campalans la cantidad se eleva a más de 184.000 euros. El resto se reparte entre el resto de partidos hasta sumar más de 450.000 euros.

Allí se incluyen, la Fundacio L’Alternativa de Ezquerra Unida, Fundación Josep Irla de ERC, Institut destudis humanísticas Miquel Coll i Alentorn de Unio Democrática, Fundació Nous Horitzons de Iniciativa per Catalunta, Fundación por la Europa de los Ciudadanos de Izquierda Unida, la Fundacio Catalanista y Demoócrata Trias Fargas de Convergencia, la Fundación Galicia Siempre del BNG o incluso la recién llegada UPyD, con la Fundación Progreso y Democracia. Todos los partidos con fundaciones y es que es un negocio muy rentable para los partidos.

Así como ya adelanto Extraconfidencial.com el 21 de octubre, el Tribunal de Cuentas ya ha advertido el papel de financiación indirectas de esta. Todo esto se viene poniendo de manifiesto las relaciones que la mayoría de los partidos políticos mantienen con diversas fundaciones, entre las que hay que destacar las referidas a su constitución, a la concesión de préstamos o subvenciones de funcionamiento, a la adquisición de inmuebles por parte de la fundación y la posterior cesión de uso al partido, al ingreso en la fundación de las aportaciones realizadas por los cargos públicos y a la prestación de aval por parte del partido en operaciones de deuda suscritas por la fundación.

Es decir, sin valorar el objetivo fundacional, si se han convertido en un vehículo de financiación por parte de los partidos.

Todo ello con el trasfondo de la admisión a trámite una querella que acusa al secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido como imputado por delitos de prevaricación y malversación de fondos públicos por las ayudas otorgadas desde su Secretaria a la Fundación Alternativas, de la que fue patrono.
En concreto, el querellante, el Centro de Estudios Jurídicos Tomás Moro, acusa a López Garrido de haber incurrido en delitos de prevaricación y malversación de fondos públicos por haber otorgado desde su Secretaría de Estado dos ayudas a la Fundación Alternativas por un importe total de 78.000 euros.

La primera ayuda objeto de la querella tuvo lugar el 22 de julio de 2008, cuando López Garrido firmó la concesión de ayudas correspondientes a ese año. Dentro de esta partida, la Secretaría de Estado otorgó 60.000 euros a la Fundación Alternativas para el análisis de los resultados de la encuesta ´Hablemos de Europa ¿qué Europa queremos?´.

Posteriormente, el 14 de mayo de 2009, López Garrido firmó una nueva resolución a través de la cual su Secretaria de Estado concedió una ayuda por importe de 18.000 euros a la Fundación Alternativas para poner en marcha el portal de Internet de título ´¿Qué Europa queremos?´.

Dos claros ejemplos de cómo los partidos se subvencionan a sí mismos con el instrumento llamado Fundaciones.