Menú Portada
Mientras su titular, Pedro Morenés, cree que el presupuesto está en unos "niveles de inversión límites"

El Ministerio de Defensa se gasta 714.380 euros en talonarios de recetas

Junio 2, 2013
pq_933_pedro-morenes.jpg

Con motivo del día de las Fuerzas Armadas, parco en actos y gastos, excepto como informó extraconfidencial.com en la partida de publicidad, donde el Ministerio de Defensa destinó 500.000 euros, el ministro de Defensa, Pedro Morenés,  ha realizado unas declaraciones críticas con el nivel actual de gasto, que ha llevado en la última semana a renunciar a un nuevo lote de aviones de transporte y aviones de combate Eurofighter. Según Morenés, estamos en unos “niveles de inversión límites” y “todos deberíamos tener claro que la defensa sirve para la seguridad“. Según el titular de la cartera de Defensa, España es, junto con Luxemburgo, el país que menos gasta en defensa en relación con su PIB, aunque asegura que la defensa nacional está “garantizada“. Aunque es importante aumentar las partidas de ingresos para cubrir los costes más esenciales, una medida lógica es también disminuir los gastos superfluos, tal y como ha denunciado Jorge Bravo, presidente de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), una crítica que  ha tenido como consecuencia su arresto.

Pero la realidad se empeña en dar la razón a los que critican la política de gastos de Defensa y quitársela a Pedro Morenés de mano a una nueva licitación, en este caso la del suministro de talonarios de recetas de farmacia para el Instituto Social de las Fuerzas Armadas (ISFAS), un concurso adjudicado por un importe total de 714.384,00 euros a la empresa Rotosa, S.A. Como medida clara de la importante cuantía de este concurso, su importe, sin contar impuestos, supone el 12% de lo que la sociedad adjudicataria dedicada a las artes gráficas y que tenía 54 empleados en plantilla facturó en 2011. Un verdadero balón de oxígeno para una empresa que ha pasado de facturar 10,3 millones de euros en 2008 a 4,9 millones en 2011 donde cerró con unas abultadas pérdidas de 1,19 millones.

Contrario a la política de otras administraciones

Pero también es llamativo que el ISFAS siga gastando esta importante cantidad de dinero cuando el resto de las administraciones están haciendo un esfuerzo para acabar con este coste y ganar eficiencia. Por ejemplo en los últimos meses en Madrid se ha puesto en marcha y se irá implementando de forma paulatina la receta electrónica con la que los farmacéuticos pasarán la tarjeta de asegurado por un lector que sustituye el recibo en papel y permite calcular de forma automática el porcentaje de copago correspondiente al grupo de edad y renta del usuario.

No sólo eso. Este mismo sábado, el portavoz adjunto en la Comisión de Hacienda del Grupo Popular en el Congreso, José Alberto Martín-Toledano, afirmaba que “la receta electrónica es un paso fundamental en la implantación del modelo de la Administración del futuro”. Se trata, señaló, de “eliminar cargas y trámites innecesarios que complican la prestación de los servicios, tanto para los funcionarios públicos, como para la Administración y los ciudadanos”. Según Martín-Toledano, la receta electrónica “permitirá optimizar los recursos generando importantes ahorros de coste, aumentará el control y la mejora de la gestión de la prestación farmacéutica y ayudará al mantenimiento del medio ambiente reduciendo drásticamente el consumo de papel”. Algo que parece que todos estamos de acuerdo menos en el Ministerio de Defensa que continúa con esta partida de gasto e ineficiencia.