Menú Portada
El año en el que el departamento hace frente a una bajada del 6% en su presupuesto

El Ministerio de Defensa se gasta 225.000 euros para conceder a su personal militar apartamentos para la temporada veraniega

Marzo 14, 2013
pq_928_Pedro-Morenes-ministro-Defensa.jpg

El aparato militar español no transcurre por su momento más dulce. Por una parte, el ministro de Defensa, Pedro Morenés, se encuentra inmerso en viajes institucionales por Sudamérica que permitan promocionar la industria bélica española y sacar al sector de la barrena en el que se halla. Por otra, el comandante jefe de las Fuerzas Armadas y del Ejército, S.M. el rey, presenta una imagen consumida por las hernias discales y fiscales que afectan a la Casa Real. En este contexto se mueve el sistema marcial español, acuciado por la crisis y asfixiado por los recortes. El tijeretazo de los Presupuestos Generales del Estado para el ejercicio de 2013 deja a Defensa con una disminución del 6% respecto a sus ingresos de 2012; es decir, más de 379 millones de euros. Los más damnificados son los propios militares que sufren en sus carnes los efectos de la recesión, prescindiendo el Ministerio de millares de efectivos en el Ejército de Tierra, Aire y en las Fuerzas Armadas.        

La situación que vive el servicio militar es de tal apremio que incluso Defensa saca de la chistera convenios pasmosos nunca antes vistos. Ante la dificultad para mantener la artillería nacional, la Armada alquiló en julio del pasado año a la Marina de Australia uno de sus buques de aprovisionamiento de combate, el “Cantabria”, quedando así el Estado exento de pagar las dietas y la dotación del navío.

Dinero, ¿para qué y para quién?

El contrapunto, como de costumbre, tiene su origen en el propio órgano estatal, el Ministerio de Defensa. Hace apenas tres días, el BOE publicaba el “Anuncio de la Unidad de Contratación de la Dirección de Asuntos Económicos de la Armada por la que se hace pública la formalización de la contratación de apartamentos para el personal militar de la Armada en la temporada estival 2013”. De este modo, la cartera de Defensa desembolsará alrededor de 225.00 euros para alquilar varios apartamentos y ponerlos al servicio de los militares en el período veraniego. Y es que  Morenés vuelve a incurrir en gastos ajenos a la actividad principal del Ministerio, al igual que lo hizo su predecesora en el cargo, la socialista Carme Chacón. Tal y como publicó este periódico el día 6 de mayo de 2011, adjudicó a una empresa extranjera el servicio de vigilancia de dependencias militares por 3,8 millones o el 23 de mayo con la concesión de prestaciones sanitarias por 800.000 euros a niños saharauis.

Esta sintomatología tan peculiar vuelva a traer a colación la máxima del “no hay dinero dependiendo de para qué y para quién”. El mismo jefe del aparato militar, S.M. el rey, podría haber actuado de manera criticable al utilizar el potencial militar español para casos particulares que no lo requerían. Tal y como adelantaba extraconfidencial.com en su edición del martes, Corinna zu Sayn-Wittgenstein disfrutaba en sus estancias en España de un importante despliegue de seguridad formado por guardias civiles, policías y agentes del CNI. Además, la princesa alemana acostumbraba a usar los aviones de las Fuerzas Armadas como medio de transporte personal, “incluso llegó a viajar en el mismo avión militar que traslado en 2006 a los Reyes a Riad”.

Jesús Prieto