Menú Portada
Ayudas para la amortización de largometrajes

El Ministerio de Cultura ha subvencionado películas españolas hasta con 320 euros por cada uno de sus espectadores

Diciembre 12, 2012

“Yankuba”, película que sólo tuvo 282 espectadores, recibió 90.274 euros de ayuda; “Ciudad Oculta” con 354, otros 81.310 euros
Los 31,2 millones entregados en 2012 cubrieron el 23% del coste total de las producciones
A esto hay que añadir, entre otras ayudas, la inversión obligatoria del 5% de sus beneficios por parte de las televisiones privadas o la línea de financiación preferente por parte del ICO

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
line-height:115%;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


Aunque continúan los ajustes, en todas las esferas, en el mundo del cine no parecen que lleguen. Hace apenas dos meses, se confirmó en sede parlamentaria que la exigencia legal a las televisiones de destinar el 5% de sus ingresos (6% en el caso de TVE y autonómicas), a la financiación de producciones audiovisuales se mantendrá, aunque se introducirán “ajustes de carácter técnico” en su regulación, un canon que se instauró en 1999 y está regulado en la Ley General de la Comunicación Audiovisual de 2010, que establece que las cadenas de televisión deberán contribuir anualmente a la financiación anticipada de películas, series o documentales, el 60% de esa inversión en producciones hechas en alguna de las lenguas oficiales españolas.

Meses antes, por “la gran afluencia de solicitudes habidas durante años anteriores y el volumen de préstamos concedidos” se renovaba el acuerdo entre el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales y el ICO, una nueva Línea de Financiación por 25 millones de euros para la inversión en producción cinematográfica. Esta línea permite financiar hasta el 50% del presupuesto de la película con un límite de 1,2 millones de euros, autorizando que un mismo productor pueda obtener 4 millones de euros por diferentes películas en un solo año, con otros 1,5 millones para reducir el tipo de interés, que es el del Euribor a 6 meses, sumándole un diferencial máximo del 2,15 %.

Premiar lo malo, y no lo más rentable

Pero tampoco han cambiado las ayudas directas. Hace poco más de dos semanas el Ministerio de Cultura de José Ignacio Wert concedió las ayudas para amortización de Largometrajes correspondiente a la convocatoria de 2012. En total 31,2 millones de euros para cubrir películas que costaron 133,9 millones de euros, un 23% de todo lo gastado. De estas lo más llamativo no es la cantidad total gastada, donde el “ganador” fue Balada Triste de Trompeta con 3,36 millones de euros, sino como se destina este dinero como pueden ver en el cuadro adjunto.

De estas, pocas películas se pueden considerar rentables, se puede destacar Tres metros sobre el cielo, que tuvo un coste de 3,65 euros por cada uno de los 1.575.978 espectadores que asistieron a esta película. Pero la cuantía de la subvención no tiene en cuenta estos criterios de éxito, así largometrajes como Yankuba con 282 espectadores y Ciudad Oculta con 354 espectadores recibieron 90.274,95 euros y 81.310,63 euros, o lo que es lo mismo 320,12 y 229,69 euros por espectador, hasta 40 veces más de lo que cuesta una entrada. Más de la mitad de las películas reciben más subvenciones por espectador que lo que cuesta una entrada, el resultado lo estamos viendo, a diferencia de otros negocios, incluso en la cultura como es la pintura o la literatura, se ha creado un sistema en el que no hace falta ser bueno, para ser rentable, ya lo cubren las subvenciones, por mucho que se queje el presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho.