Menú Portada
"Usted, como los yogures, tiene fecha de caducidad", responde la Academia al ministro de Hacienda

El Ministerio de Cultura destina más de 7 millones de euros al Circo y al Teatro, al tiempo que Montoro expresa su escepticismo con la industria cinematográfica

Octubre 17, 2013

Las ayudas beneficiarán a 487 compañías de modo irregular
Las partidas van desde los 125.000 euros a los 700, un montante este último cercano al salario mínimo interprofesional español 
En los cuatro últimos meses de 2012, el Teatro perdió un 61% de espectadores

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


No tardó mucho la Academia -mermada y trasquilada en los últimos años- en responder al envite del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. El político, en declaraciones a una radio nacional, osó cargar contra el cine español, ya de por si damnificado por la crisis de consumo de celuloide que vive nuestro país. En una clara estrategia pilatiana, el dueño de la cartera de Hacienda quiso desmarcar al Gobierno de toda responsabilidad del hambre que vive el espectáculo: “los problemas del cine no tienen solo que ver con las subvenciones, también con la calidad de las películas que se hacen y con su comercialización”. Un órdago sin precedentes que muestra a las claras la realidad que vive el cine español: se hunde porque los gestores del país no creen en él.

Refutando las palabras de Montoro, emerge la “resolución de 1 de octubre de 2013, del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música, por la que se publica la concesión de ayudas al teatro y al circo, convocadas por Resolución de 15 de enero de 2013”. Divulgada en el BOE con fecha 11 de octubre, mediante la misma el Gobierno -a través del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte- cumple con su obligación de promover “la difusión del Teatro y del Circo y a la comunicación teatral y circense”. La consigna parece clara, el modo de ejecutarla, más que discutible. Lo que queda claro a la vista del expediente es que dinero hay, pero mal repartido. Un sinfín de asociaciones deben de confirmarse con las migajas sobrantes después de que las grandes compañías se hayan repartido la tarta en un sector que por razones económicas (crisis, subida del IVA) y otras ajenas al dinero, ha visto como el espectador le ha dado la espalda con una caída de espectadores del 61% en los cuatro últimos meses de 2012.

Hablamos de un total de 15 líneas de ayudas destinadas a casi 500 empresas (487 compañías), o lo que es lo mismo, un total de 7.343.280 euros. Más de siete millones de euros desigualmente repartidos en una distribución que combina grandes partidas a algunas de las compañías como Serveis de L´Espectacle Focus S.A. (100.000 euros) o Serveis Escenics Romea S.L. (125.000 euros) y donaciones minúsculas para otras como Teatro Paraíso S.A.L. (1.500 euros) o Marta María Bautista García ‘El niño que soñaba’ (700 euros). Tan solo puede ser entendida esta práctica -que considera ayuda la concesión de un salario mínimo interprofesional para la actividad de toda una compañía- como una manera desafortunada de mantener vigente el café para todos, a pesar de ser servido éste en calidad de agrio y frío.

Mª Pilar López, la directora de una de las compañías infantiles más fuertes del panorama nacional, Tetro Paraíso S.A.L., expone esta situación de manera clara. Consultada por extraconfidencial.com, López asegura que “dentro de las ayudas a gira existe una vocación social de mantener la riqueza del tejido que tenemos” por lo que las ayudas contribuyen a que esas “compañías pequeñas cumplan también sus necesidades de visibilidad”. Sin embargo, respecto a las “ayudas a producción”, la directora de Teatro Paraíso apunta que “existe un dilema interno en el sector, ya que cuando las partidas son tan pequeñas el nivel de inversión que tiene que hacer la compañía sigue siendo muy grande”. Esto provoca que en este campo “se necesite un apoyo fuerte entre el 30 y el 50% porque si no la compañía se acaba entrampando y no consigue rentabilizar su proyecto”.      

Mucho ruido y pocas nueces

En concreción, las ayudas al teatro y al circo se clasifican en ‘Apoyo a las giras teatrales por el territorio nacional’ (2.118.800 euros); ‘Apoyo a las giras por el territorio nacional de proyectos de nueva creación teatral’ (41.000 euros); ‘Apoyo a las giras por el territorio nacional de proyectos teatrales interautonómicos’ (171.000 euros); ‘Apoyo a programaciones de ámbito nacional en salas privadas de teatro’ (541.300 euros); ‘Concertaciones bienales 2013-2014’ (1.541.500 euros); ‘Apoyo a las giras teatrales por el extranjero’ (503.200 euros); ‘Apoyo a las producciones teatrales en el extranjero’ (65.000 euros); ‘Apoyo a las giras circenses por el territorio nacional’ (374.000 euros); ‘Apoyo a las giras circenses por el extranjero’ (117.900 euros); ‘Ayudas a la realización de festivales, ferias, muestras, circuitos y otros eventos teatrales’ (1.059.500 euros); ‘Ayudas a la realización de festivales, ferias, muestras, circuitos y otros eventos circenses’ (174.000 euros); ‘Ayudas a las asociaciones, federaciones y confederaciones de ámbito estatal y proyección internacional para actividades teatrales y circenses’ ( 403.620 euros); ‘Ayudas complementarias a la infraestructura móvil circense’ (173.960 euros); ‘Ayudas complementarias a la comunicación teatral y circense con las comunidades autónomas insulares y Ceuta y Melilla’ (48.700 euros); y ‘Ayudas complementarias a la sobretitulación de espectáculos y a la utilización de equipos audiovisuales para la accesibilidad de personas con discapacidad’ (9.800 euros).

Wert y Montoro. Montoro y Wert. Dos ministros que parecen erigirse como los enterradores del consumo cultural en España: Teatro, Cine, Circo… En aquella réplica de la directiva de la Academia, ésta le espetaba al ministro aquello de: “usted, como los yogures, tiene fecha de caducidad, la creatividad no”. Caducidad también tienen las ayudas al cine, que languidecen, y las destinadas al circo y al teatro, ahogadas en un mar de euros mal repartidos y sin productividad garantizada.