Menú Portada
Rebaja en un millón de euros lo aportado en 2012

El Ministerio de Agricultura y la UE destinarán este año un máximo de 79,4 millones de euros en alimentos para los más necesitados

Marzo 10, 2013
pq_928_Miguel-Arias-Canete.jpg

Una de cada 5 personas, el 21,1% de la población, vive por debajo del umbral de la pobreza. Un porcentaje que presumiblemente aumentará en 2013, ya que en el año pasado disminuyó ligeramente según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) gracias a la estabilidad de los ingresos de los mayores de 65 años, algo que no se producirá este año en el que las pensiones no se han revalorizado según el IPC, y lo han hecho tan sólo el 1% o el 2% dependiendo de la cuantía de su prestación. El resultado es que cada vez más gente no llegará a este límite de pobreza, que en 2012 se fijó en 15.445 euros para una familia compuesta por dos adultos y dos menores, es más, el aumento de desempleo también se hará notar, y es que el 35,8 % de los parados está en riesgo de pobreza.

Por todo ello, la labor de las organizaciones no gubernamentales está siendo cada vez más fundamental, y sin lugar a duda entre estas destacan los bancos de alimentos nutridos en buena parte por aportaciones y ayudas de particulares y empresas pero también de las Administraciones principalmente a través del Fondo Español de Garantía Agraria, un programa que permite distribuir alimentos a las personas más necesitadas de la Unión Europea. Esto se realiza a través de organizaciones caritativas a las que ponen a su disposición las existencias de intervención, productos que la Unión Europea no pone en el mercado para entre otros fines, mantener los precios y que en los años 80 eran muy abundantes, o como ocurre actualmente si no se dispone de estas existencias apropiadas, adquiriendo los alimentos en el mercado. Para este año, y a pesar de no mejorar la situación la resolución del Ministerio de Agricultura de Miguel Arias Cañete establece una aportación máxima de 79,46 millones de euros, casi un millón de euros menos en 2012, para una aportación que como reconoce el presidente de la Federación Española de Bancos de Alimentos, José Antonio Busto, supone cubrir el 40% de todas sus necesidades.

Alimentos y distribución

Todos estos alimentos se distribuirán en España, de forma gratuita, entre las personas más necesitadas, a través de entidades benéficas (tradicionalmente ha tenido un papel destacado Cruz Roja) que distribuyen a otras para que los alimentos sean consumidos en la propia entidad (comedores sociales) o se entreguen a las familias necesitadas (bancos de alimentos). Pero no solo se cubre el coste de los alimentos, también su distribución. Así los alimentos serán “entregados, descargados y apilados por las empresas contratadas por el FEGA al efecto, en los almacenes indicados por las organizaciones designadas” aunque también se podrá “acordar con las empresas que las operaciones de descarga y apilamiento se lleven a cabo por sus propios medios”  pudiendo solicitar ante el Fondo Europeo de Garantía Agraria (FEGA), antes del 15 de septiembre de 2013, el pago anticipado del resto de los gastos administrativos y de los gastos de almacenamiento ocasionados.

Nubarrones futuros

Pero si este año ya hay una moderada caída en la aportación, para los próximos años hay más que dudas, ya que la cantidad de estos fondos la marcará el nuevo presupuesto para la Unión Europea para el 2014, y puede suponer una importante caída. Si esta se produce, se pasaría de los casi 80 millones de este año a recibir unos 20-25 millones menos, una cantidad equivalente a antes de la crisis. Pero la situación ha cambiado drásticamente en estos últimos 5 años, si en 2012 se atendían a 850.000 personas, en 2012 se superaba los 2 millones de necesitados. Una ayuda más que necesaria para España que en pocos años se ha convertido en el segundo país de la Unión Europea en receptor de estos fondos.