Menú Portada
Conrad Murray encargó 15 litros de propofol en una farmacia

El médico de Michael Jackson llamó a su amante de camino al hospital

Octubre 5, 2011
pq_927_michael.jpg

Nicole Alvez – la madre del hijo pequeño del doctor Conrad Murray – declaró este martes en el Tribunal Superior de Los Ángeles que el médico la llamó sobre la una del mediodía del 25 de junio de 2009 y le contó que estaban en la ambulancia con el cantante después de haberlo encontrado inconsciente en su casa.

“Recuerdo que me decía que estaba de camino al hospital en la ambulancia con Jackson, y que no me alarmara”, contó. Nicole conoció al doctor Murray en 2005, y aseguró que éste le contó que era el médico personal de Michael un año antes de su muerte. Nicole también reconoció haberse encontrado con el rey del pop en varias ocasiones.

En su testimonio, Nicole aseguró que después de abril de 2009, Murray abandonaba constantemente su apartamento por las noches y regresaba temprano al día siguiente. También declaró que sabía que el doctor estaba trabajando con el cantante, ya que preparó el regreso a los escenarios de Michael en Londres.

Nicole admitió que había recibido siete paquetes para Murray en su apartamento – los cuales contenían propofol, el medicamento que mató a Michael,  según afirman los fiscales -, pero ella no sabía lo que había en su interior.

15 litros de propofol

El doctor Conrad Murray contó que el potente anestésico estaba destinado a varios pacientes de su clínica de Los Ángeles.

Sin embargo, las autoridades han confirmado que Murray no poseía una clínica en California.

“Me pidió específicamente que le dijera el precio y la disponibilidad de propofol, y si tenía bolsas de solución salina”, comentó López. El testigo contó al Tribunal Superior de Los Ángeles que nunca antes había vendido el medicamento, pero envió un pedido inicial de 35 frascos -10 botellas de 100 mililitros y el resto en frascos de 20 mililitros-, a la clínica de Murray en Las Vegas tres días después. El médico sacó algunos frascos de la caja y pidió que enviaran el resto a su clínica de Los Ángeles, aunque la dirección que dio era de un apartamento que compartía con Nicole Alvez y su hijo recién nacido.

Tres semanas después, Murray pidió 40 frascos más de los grandes y 25 botellas de 20 mililitros para que las enviaran de nuevo a la misma dirección el mes siguiente. El pedido final que el médico hizo al farmacéutico fue el 10 de junio de 2009 – 15 días antes de la muerte del cantante – y constaba de 40 frascos grandes y 50 pequeños.

El testigo declaró que su primer contacto con Murray fue en 2008, cuando se acercó buscando una crema médica usada para blanquear la piel, ya que dijo que tenía pacientes con vitíligo, una enfermedad que provoca la falta de pigmentación y que se cree que el cantante padecía.