Menú Portada
LOS OTROS INTERESES DE FG (I)
A través de la sociedad del presidente del BBVA Marmassen Inversiones

El matrimonio Francisco González-Carmen Ordoñez utilizó un entramado empresarial para pagar menos impuestos

Enero 30, 2011

Prestaban dinero a la sociedad para luego convertirlos en capital en cada junta ordinaria

En 2008 realizaron 5 préstamos a la mercantil

La última ampliación de 2.710.000 euros elevó el capital hasta los 8.160.000 euros


Nadie pone en duda, o casi nadie, la gestión de Francisco González al frente del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria. Antes de asumir la presidencia de esta entidad financiera, fue el máximo responsable de Argentaria entre 1996 y 1999, donde lideró la integración, transformación y privatización de un grupo muy diverso de bancos públicos. Antes fundó, la sociedad de valores FG Inversiones Bursátiles, que se convirtió en la primera firma bursátil independiente de España que vendió a Merryl Lynch. Quizás, su condición de Corredor de Comercio -fue número 1 de la Promoción de 1980-, Agente de Cambio y Bolsa de la Bolsa de Madrid y ex miembro de la Comisión Ejecutiva de la Bolsa de Madrid le ha permitido constituir un auténtico holding empresarial, curiosamente, junto a su esposa, Carmen Ordoñez Cousillas.

Una de las más significativas es la mercantil Marmassen Inversiones constituida por el matrimonio González-Cousillas, ambos como únicos accionistas y administradores solidarios, y domiciliada en la calle Francisco Gervás (Madrid). Curiosamente, el 8 de febrero de 2010, la citada sociedad inscribía en el BORME su último acto, una ampliación de capital de 2.710.000 euros para así elevar sus fondos hasta los 8.160.000 euros. Con esta ampliación, la tercera desde su constitución el 4 de diciembre de 2006, ha elevado su capital un 272% (el inicial fue de tres millones de euros). Todas estas operaciones fueron realizadas en el mes de febrero; en concreto, el siete de febrero de 2008 y el 17 de febrero de 2009.

Actividad: acumular participaciones

Creada con el objeto social de adquisición, tenencia, venta, administración y arrendamiento de fincas rusticas y urbanas, su actividad principal es la tenencia de participaciones las cuales obtiene siempre a través de una misma estrategia. Así, en el balance del ejercicio de 2008, el inmovilizado material -la que debía ser la parte principal de este-, presentaba un valor de 1.782.005,54 euros, mientras que en inversiones en empresas del Grupo y asociadas a largo plazo se elevaba a 3.514.485,97 euros, el doble que el inmovilizado material. Los activos no corrientes para la venta tan sólo suponían 114.542,31 euros.

De forma periódica (en el ejercicio 2008 hasta cuatro veces), Francisco González y Carmen Ordoñez Cousillas realizaron aportaciones a la sociedad en forma de créditos que, posteriormente en la Junta General Ordinaria, siempre celebrada en febrero, convirtieron en capital. Los préstamos son líquidos, pueden disponer de ellos y tienen que ser remunerados a la fuerza, por lo que el tipo de interés figura dentro de los gastos financieros de la sociedad, muy escaso si comprobamos que el total de los gastos financieros tan sólo suponen 10.131,71 euros.

Lo más importante es que, al trasladar estos fondos a la sociedad, no supone un aumento del patrimonio personal del matrimonio, mientras que en la sociedad no generan ningún pago de impuesto. Agrupan todas estas aportaciones y las convierten en capital en Junta Ordinaria teniendo que pagar solo Actos Jurídicos Documentados y por una vez.

Todo un ejercicio de ingeniería financiera del presidente del BBVA y esposa, que no ha hecho más que multiplicar su sueldo a pesar de la crisis y que el Banco que heredó su presidencia ha pasado del “empate técnico” con el Santander de Emilio Botín a ganar menos de la mitad en los últimos años.