Menú Portada

El marido de Mar Flores, a quien sus enemigos llaman a escondidas Forrest Gump, llora amargamente a lo Boabdil por un supuesto delito fiscal

Febrero 12, 2016
merino

Los Goya serán recordados como la noche en que Mario Vargas Llosa miraba con gesto orgásmico a los fotógrafos mientras acariciaba la pierna de Isabel. En Lecturas se escandalizan de lo poco que cobra la Obregón: 300 euros por función. Mucho es, teniendo en cuenta como actúa.

Será por su parecido con Tom Hanks, será por su naturalidad, Javier Merino, el marido de Mar Flores, lleva tiene el sobrenombre de Forrest Gump entre los miembros de la no tan beautiful people que frecuentaba cuando aún no había caído en desgracia. Y tan natural es que se ha puesto a llorar a la salida del Juzgado donde ha sido visto para sentencia el supuesto delito del que se le acusa, impagos a la Hacienda Pública por valor de dos millones de euros. El empresario habría simulado vivir en Portugal para evitar las declaraciones de IRPF en España durante el año 2000 y 2001.

diez_minutos.big

En la misma revista, David Bustamante nos cuenta que Paula Echevarría, su mujer, está encantada con los pelos de su pecho, que la tiene encandilada, y que ya ha perdido los ocho kilos que engordó recientemente  tras recuperarse de una lesión de hombro que le mantenía alejado de los gimnasios.

En Hola, Isabel Preysler luce sus carillas de porcelana tan deslumbrantes como los inodoros de las tiendas de Porcelanosa junto a Mario Vargas Llosa, responsable de entregar el premio al mejor guión en Los Goya. Fue la llamada reina de corazones quien concentró todas las miradas. En una de las fotos que publica la revista, se puede ver como el Nobel coloca sumano, más grande que la zarpa de un jabalí, sobre la pierna de Isabel Preysler, con una actitud posesiva y ciertamente no muy delicada, mientras dirige una mirada orgásmica a la cámara. Es mía: parece querer gritar al universo.

hola.big

El poco salero de Penélope Cruz

En Love, Isabel Preysler comparte portada con Penélope Cruz, que demostró en la gala que sus resquicios neuronales para contestar preguntas con gracia están muy limitados. El entrevistador graciosillo de Buenafuente la dejó absolutamente traspuesta cuando le preguntó si acumulaba muchos puntos de Iberia con tanto viaje. La falta de salero de Pe se compensó con el entusiasmo intenso de un descorbatado Pedro Sánchez, sediento de micrófonos al que solo le faltó ponerse a hacer el Moon Walker a lo Michael Jackson.

En Semana es portada Shayla Durcal, que ha concedido una amplia entrevista a esta publicación. Más interesantes son las declaraciones de Kiko Matamoros, quien afirma que no le va a ceder la cabeza de Makoke a sus hijos.  Lecturas lleva a su portada a Belén Esteban y Toño Sanchís. Este último ya prepara la artillería pesada contra la de San Blas, para quien fue mucho más que un amigo. Y la revista se luce con un titular que no da pena, escandaliza un pelín. Ana Obregón solo cobra 300 euros por función. Mucho parece si se tiene en cuenta que hay actores consagrados que perciben cantidades muy inferiores y trabajadores que dedican todo un mes a ingresar mucho menos. La revista explica que hay que descontar lo que se lleva Hacienda, como si eso no ocurriera en todas las profesiones. Para lo mal que lo hace… repito, mucho dinero es. El teatro no ha estado nunca tan bien pagado como el cine. Y La Latina no es Broadway. Y la que lleva todo el peso de la obra Sofocos +, como ya explicamos en Extraconfidencial, no es precisamente Ana, sino sus compañeras.

Ana Montesinos