Menú Portada

El mano a mano de Casillas y Mourinho

Octubre 1, 2015

La vida de Casillas ha cambiado. Alejado del ruido permanente que provocaba su pertenencia al Madrid, liberado de la presión a la que se vio sometido los últimos años, jugando cada fin de semana en una liga sin mucho brillo, pero en un equipo exigido, necesitado de buenos resultados, y siempre con la mirada de reojo de la crítica de su país. Casillas sabe que en su ida y vuelta a la selección tendrá dos o tres momentos de máxima exposición. La primera, la visita de Mourinho.

oporto chelsea

El Oporto contra el Chelsea se convirtió para el periodismo español en el reencuentro de Casillas y Mourinho. Y sobre todo en sí habría saludo entre los dos. Si se piensa bien es una soberana tontería porque todo el mundo sabe que no se pueden ni ver y que, con saludo o sin el, Mourinho y Casillas no se desean los mejor. El encuentro sucedió en la zona de entrevistas rápidas y dicen los que conocen al portero que fue Casillas el que se decidió a decirle algo porque sabía que a Mourinho no le haría gracia devolverle el saludo.

Educación ante todo

“See you in London”, dice Iker que le dijo. Y añadió, “all the best” (todo lo mejor). Educación ante todo, debió pensar. En las entrevistas posteriores que concedió Casillas, elevado el evento a categoría de gran noticia, se percibe, hilando fino, que Iker vive ya al margen de estas historias. Decidió hace tiempo limpiar la cabeza, que no es lo mismo que olvidar, y dedicarse a vivir. Casillas es uno de los futbolistas más vivos en sus declaraciones, concede poco y solo dice lo que quiere decir, que rara vez le sitúa en una posición incómoda.

Tan sobrado está ya que él, o la persona que le maneja las redes sociales, se permitió el lujo de contestar en twitter a una seguidora que le cuestionaba sobre el gol encajado ante el Chelsea, en el que pudo hacer más, que se la había comido con patatas. Casillas ganó a Mourinho el duelo y bien que le fastidió al portugués, que cuenta estas batallas como guerras ganadas. En el camino, Casillas hizo dos buenas paradas a Pedro y Cesc y cantó en otro par de tiros, uno de ellos la falta de William.