Menú Portada
TRAFICO DE INFLUENCIAS EN EL AYUNTAMIENTO DE ALMERIA (y III)
En la operación de los terrenos con General de Galerías Comerciales S. A. participó la esposa del edil Gabriel Amat

El “malayo” Tomás Olivo, beneficiado con la concesión de un centro comercial en Roquetas de Mar

Febrero 3, 2008

Aunque actualmente carece de licencia de apertura, continúa funcionando a pleno rendimiento

Un complejo similar en el municipio de Armilla también le fue paralizado hace menos de un año a este mismo empresario murciano por un juzgado granadino

pq__tomasolivo1.JPG

Como ha venido informando extraconfidencial.com, Almería podría convertirse en la rémora de una tercera Operación Malaya. Si nuestro periódico informaba de la sospechosa adjudicación a Telvent de dos fases de un proyecto anteriormente concedidas a Tesur, así como del papel del empresario Luís Montoya, íntimo del alcalde Luís Rogelio Rodríguez Comendador y hombre vinculado a El Mundo de Pedro J. Ramírez, en las intermediaciones del Ayuntamiento de Almería, hoy avanzamos que las ramificaciones en esta maraña de tráfico de influencias salen de la capital para abarcar municipios de la provincia gobernados por el Partido Popular como Roquetas de Mar, cuyo alcalde, Gabriel Amat Ayllón -íntimo de Javier Arenas, y con quien podría tener varios proyectos de futuro- también aparece vinculado con negocios del empresario Tomás Olivo López, procesado y encarcelado en la segunda fase de la Operación Malaya. Concretamente con la venta de los terrenos del Centro Comercial Gran Plaza.
Según ha sabido extraconfidencial.com, la esposa del edil de este municipio, Gabriel Amat Ayllón, del Partido Popular, vendió una serie de terrenos rústicos de su propiedad situados en la carretera de Alicur de Roquetas de Mar a unos primos suyos. Finalmente, fueron éstos quienes los revendieron posteriormente a Eroski y al empresario Tomás Olivo López, para construir el Centro Comercial Gran Plaza.
Alrededor suyo también están ubicadas franquicias de Leroy Merlín, PC City, etc…. Un inmenso terreno, cuyo anterior propietario fue el alcalde de Roquetas de Mar, íntimo del candidato a presidente de la Junta de Andalucía por el PP Javier Arenas, quien encabeza las listas populares almerienses para los próximos comicios del 9 de marzo.
Extraconfidencial.com ha comprobado a través de las fotografías de satélite de Google Earth que los terrenos colindantes a este complejo comercial están totalmente plagados de invernaderos. Todo indica que estas parcelas rusticas pudieron ser recalificadas como urbanizables para la construcción de este macro centro comercial, beneficiando una vez más los intereses del Tomás Olivo. Una obra que, según delatan las aludidas fotografías de satélite, ha sido realizada en torno a una rambla donde está prohibido construir.


Olivo, detenido por el caso Malaya

Tomás Olivo López, quien fue detenido y puesto en libertad bajo fianza durante la Operación Malaya, es el actual dueño de este centro en Roquetas de Mar, construido por la mercantil de su propiedad General de Galerías Comerciales S. A.
Olivo, según informaron a extraconfidencial.com fuentes de máxima solvencia, tiene varias querellas en la provincia de Almería “tapadas” por invadir terrenos de dominio público y por ocupar y construir en zonas agropecuarias asociado con cercanos al edil de Roquetas. Estos expedientes judiciales curiosamente “han desaparecido” y hasta ahora ni siquiera la Junta de Andalucía ha insistido en su aclaración.
El Centro Comercial Gran Plaza carece actualmente de licencia de apertura. La misma, otorgada por el Ayuntamiento de Roquetas de Mar, fue anulada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía tras una querella presentada por el Consejo de Administración de los Comerciantes del Poniente (Copo).

Complejo similar al Nevada, del municipio granadino de Armilla, paralizado por orden judicial

Precisamente la mercantil General de Galerías Comerciales S. A. del “malayo” Tomás Olivo fue también la empresa constructora del colosal Centro Comercial Nevada de Armilla (Granada), paralizada en abril de 2007 por una sentencia judicial, que el magistrado Miguel Ángel del Arco denominó en su auto “un Leviatán de hierro y cemento”, percibiendo “una vulneración casi continua de las normas” por parte del constructor Tomás Olivo y en este caso el alcalde socialista José Antonio Morales y su concejal de urbanismo Gabriel Cañavate, acusándoles de “infracciones urbanísticas manifiestas y notorias” en la construcción del centro comercial y una “distorsión del modelo urbano previsto y una hipoteca irreversible“.

Extraconfidencial.com continúa investigando nuevos negocios y pelotazos en Almería y provincia, donde las primeras evidencias -en poder de este periódico- indican que podríamos estar ante la rémora de una tercera Operación Malaya.