Menú Portada

El “Libro Blanco y Negro del terrorismo 2000-2016”, presentado por Maite Pagazaurtundúa, rinde tributo a los 659 asesinados en Europa en los últimos 16 años y una reflexión sobre el tratamiento a las víctimas del terrorismo

Mayo 16, 2017
maite pagaza

La eurodiputada de Unión Progreso y Democracia, (UPYD), Maite Pagazaurtundúa presentó en Madrid el “Libro Blanco y Negro del Terrorismo (2000-2016)”, la primera fotografía integral del fenómeno del terrorismo en la Unión Europea en esta primera parte del siglo XXI.

Se trata de un extenso estudio compuesto por tres partes centrado en las víctimas del terrorismo. La primera parte, el Libro negro, contabiliza e identifica a las víctimas asesinadas en territorio comunitario y en el exterior y hace un análisis de los atentados por autoría, tipo de armas utilizadas, etc.

De este modo, recoge todos los datos de un total de 658 personas -entre europeos y no europeos-, que murieron en atentados producidos en territorio de la Unión Europea de 2000 a 2016, concretamente, en 12 países comunitarios. Asimismo, detalla los 1.029 europeos que murieron en atentados fuera de la UE.

El Yihadismo es el actor más mortífero

El libro confirma que el Yihadismo es el actor más mortífero al ser el causante del 82,8 % de las víctimas. Pero, a pesar de lo que muchos creen, el peso de los atentados suicidas es muy bajo, tan sólo el 14%, mientras que el 66% son acciones no suicidas y el 20% es considerado como mixto. Los golpes recibidos en diferentes Estados miembros y el recrudecimiento y aumento de la frecuencia de éstos desde la aparición de Daesh muestran el carácter global de la amenaza y la elevada complejidad del fenómeno al que se hace frente.

El auge del terrorismo islámico no debe hacernos olvidar el importante peso del nacionalismo en los actos terroristas dentro de Europa, que ha causado 74 muertos. De todos ellos, la banda terrorista ETA asesinó entre 2000-2016 a 58 personas.

Amenazados fuera de la Unión Europea

La globalización da lugar a un terrorismo transnacional capaz de asesinar en cualquier parte del mundo a ciudadanos que, a su vez, provienen de cualquier parte del planeta. Resulta, pues, según este Informe, imposible escapar completamente al riesgo y la sensación de seguridad que puede volverse cada vez más relativa. Esto implica que la lucha contra el terrorismo debe realizarse con la suma de todos los Estados.

Afganistán encabeza el  de países con más europeos muertos, debido a las operaciones militares de la coalición internacional desde 2001. En total, 632 europeos han muerto en Afganistán, un 18 % de los fallecidos en esta operación que lleva al menos 3.527 muertes registradas entre los miembros de la coalición encabezada por Estados Unidos.

Proteger a las víctimas del terrorismo

Por su parte, el Libro blanco recoge los análisis de algunos expertos y pensadores excepcionalmente cualificados que permiten constatar la ausencia desde las instituciones de un análisis común de componentes básicos del terrorismo en Europa, incluyendo el terrorismo Yihadista.

Asimismo, esta investigación liderada por la Oficina de Maite Pagazaurtundúa, presenta por primera vez un análisis comparativo del estatuto jurídico de las víctimas del terrorismo a través de las legislaciones positivas vigentes o ausentes en los distintos Estados que integran la Unión Europea, el denominado Libro Gris. Ese compendio demuestra las grandes diferencias de tratamiento de las víctimas entre los países de la UE y deja en evidencia la necesidad de una directiva específica para las Víctimas del Terrorismo, que armonice todo lo relativo a este colectivo, que en la actualidad se encuentra más o menos protegido en función del país donde vida.

De este modo, encontramos legislación específica destinada a las víctimas del terrorismo en España, Francia e Italia; Estados sin legislación específica pero que han previsto algunas disposiciones concretas para este colectivo como Alemania, Bélgica, Grecia y Reino Unido y países que no tienen ninguna legislación en esta materia, como todos los demás.