Menú Portada

El legado económico de cinco años de gestión de Artur Mas hacia la independencia: Un 140% más de Deuda y un 313% más de gasto en Presidencia

Septiembre 25, 2015

Este domingo se desvelarán muchas incógnitas, o no. Los resultados de las elecciones de Cataluña pueden marcar la agenda política en España durante muchos meses con un claro favorito, Junts pel Sí, una amalgama de asociaciones y partidos de ideología dispar con un único propósito político que se olvida, entre otras cosas, del caos económico generado por el gobierno de Artur Mas

mas junqueras

La campaña electoral catalana finaliza hoy viernes con muchas incógnitas en juego. Antes de los últimos actos previos a la jornada de reflexión, ayer jueves se pudo ver un debate surrealista entre el líder de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Oriol Junqueras, y el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo (PP). El debate, cuya aceptación, no gustó a buena parte del gobierno de Mariano Rajoy, fue más de lo mismo. Margallo advirtiendo de los riesgos económicos de la independencia y Junqueras tildándolas de “acumulación de profecías apocalípticas que chocan con la realidad“.

En este contexto, la nota más congruente del jueves la dio la Agencia de Calificación Moody’s. “Consideramos que la probabilidad de que la región se separe del resto de España es baja“, concluye la calificadora estadounidense, que mantiene la nota de la deuda de la Generalitat y de España señalando no ve “ningún impacto potencial en la secesión” porque, con independencia del resultado, no la ve creíble.

Un agujero económico

La realidad es que el debate de estas Elecciones Autonómicas se ha centrado casi exclusivamente en la hipótesis de una Cataluña independiente y no en los problemas reales de los ciudadanos, agravados en los últimos años de gestión de Artur Mas y que ahora se disimulan en una unión variopinta con integrantes de ideología económica y social completamente dispar. Por ello, se ocultan datos como los que se muestran en el cuadro adjunto y que se resumen con una Cataluña que ha disparado su deuda y, con ella, lo que se destina a su pago y que ha reducido el presupuesto en gasto social y productivo, y tan sólo lo dispara en la Consejería de Presidencia, justamente, la que gestiona partidas como las “embajadas” catalanas en el extranjero.

deuda-mas

El incremento de la Deuda (más de 67.000 millones), lleva a que se dispare en forma exponencial (un 140%), y en cuantía, más de 4.090 millones de euros más, en tan sólo cinco años de gestión de Artur Mas, lo que se paga anualmente por esta Deuda. Para ello, no sólo se han recortado gastos, también se han buscado ingresos que han empeorado el bienestar económico de los catalanes. Entre estos, la creación de nuevos impuestos, elevar el tramo autonómico del IRPF hasta el 56% y algo que se obvia completamente los 40.000 millones de euros que desde 2012 el Gobierno central ha entregado al Gobierno catalán a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y del fondo a proveedores para pagar las nóminas de los funcionarios catalanes o, por ejemplo, para pagar las facturas de las farmacias en toda Cataluña.

Pero lo que más intenta ocultar el presidente de la Generalitat son los recortes sociales. Por ejemplo, a Educación se destinan 900 millones de euros menos con una caída del 16%, lo que se ejemplariza con la caída en la contratación de profesores. Otro ejemplo sangrante es la Sanidad, con un derrumbe en la calidad con urgencias saturadas y listas de espera que se disparan y que económicamente se cuantifica en 1.310 millones de euros menos; o lo que es lo mismo, una caída del 13% en el gasto. Eso sí, en el denominado Departamento de Presidencia triplica lo que se gastaba: desde los 100 millones de 2010 a los 415 millones de 2015, pagando campañas y embajadas. Todo ello, los tres últimos presupuestos, con el apoyo inestimable de Ezquerra Republicana de Cataluña (ERC). Juntos parecen olvidarse que más allá del sueño de la independencia se sitúan los problemas económicos y sociales de los ciudadanos, los cuales no cambiaran el lunes 28 de septiembre.