Menú Portada
Los hermanos de David Bustamante no supieron que no tenían abogado hasta ese mismo día

El juicio de los Bustamante se retrasa

Octubre 28, 2008

Cuatro años después de la polémica, el juicio que enfrentaba a los hermanos de David Bustamante con una pandilla de individuos con antecedentes no se pudo celebrar. ¿El motivo? El abogado defensor les dio plantón en el último momento.

pq_624_bustamante.JPG

Hace cuatro años que los vecinos de San Vicente de la Barquera asistieron incómodos a una reyerta entre una banda de jóvenes conflictivos, con antecedentes penales y un sinfín de escándalos a sus espaldas, y los hermanos del ya celebérrimo David Bustamante. Se vivieron momentos de terrible tensión cuando uno de los miembros de esta pandilla, que ya agredió a una fan del cantante provocándole una contusión en la muñeca, empezó a increpar al hermano menor de Bustamante.
 
No era la primera vez. Durante muchísimo tiempo habían soportado, con una paciencia plausible, los embistes verbales y las provocaciones de estos individuos. Sin embargo, esta vez decidieron defenderse de los ataques, y Manuel e Igor se vieron involucrados en una pelea que acabó en los tribunales. El juicio, que tendría que haberse celebrado la mañana del pasado lunes, ha sido suspendido hasta mediados del mes de noviembre, pues el abogado que se encargaba de defender a los Bustamante, Eduardo Rodríguez, decidió renunciar al caso unos días antes de la vista.  Me cuentan que no hubo diferencias insalvables como se ha anunciado, sino que el letrado tenía otro procedimiento, quizás más rentable, esa misma jornada. Los padres de Bustamante habían regresado a casa esa misma semana y desconocían que su abogado no podría estar defenderlos de las acusaciones de agresiones. Parece mentira que, un conflicto entre jóvenes, que ni siquiera habían cumplido la mayoría de edad, sea señalado judicialmente cuatro años después cuando sus vidas corren por otros derroteros. Uno de los hermanos acaba de terminar Administración y Dirección de Empresas con un expediente académico brillante, y el otro afronta un master internacional que le reportará grandes beneficios profesionales. Ciertamente asombroso.
 
Por Saúl Ortiz