Menú Portada

El juicio de la hija secreta de Ruiz Mateos se celebrará el 31 de enero y se solicita antes la exhumación del cadáver del fundador de Rumasa para extraer pruebas de ADN

Octubre 27, 2016
hija-ruizma

La vista por la demanda de paternidad al ya fallecido empresario fundador de Rumasa, José María Ruiz Mateos, iniciada por su presunta hija secreta Adela Montes de Oca, conocida como Adelita, tiene ya fecha para su vista: el 31 de enero de 2017. Sin embargo, a día de hoy, el Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Pozuelo de Alarcón (Madrid), todavía no ha proveído ninguna de las pruebas solicitadas por la defensa de Montes de Oca, como la exhumación del cadáver del difunto José Maria Ruiz Matos y Jiménez de Tejada a fin de extraer pruebas de ADN y que sean remitidas al Instituto Nacional de Toxicología con el fin de contrastarse con el ADN de Adela Montes de Oca, que ya se realizó estas pruebas hace meses.

También al estar personados en la causa los hijos del empresario jerezano, Zoilo, Álvaro, Pablo, José María y Javier Ruiz Mateos Rivero, se les solicita también su filiación, para que a alguno de ellos se les practique igualmente la prueba de ADN en el Instituto Nacional de Toxicología. Tanto Adelita como su madre confían en la prueba de ADN para que se sepa toda la verdad.

Adelita, ¿fruto de una relación extramatrimonial?

Adelita, de nacionalidad estadounidense, es fruto de la supuesta relación mantenida por el empresario jerezano con la mexicana Patricia Montes de Oca, con la que el propietario de Rumasa mantuvo una presunta relación extramatrimonial a comienzos de la década de los noventa. Se trata de una supuesta relación que Ruiz Mateos mantuvo fuera de su matrimonio -de toda la vida-, con la también jerezana Teresa Rivero.

La prueba de la exhumación del cadáver del fundador de Rumasa fue admitida ya en su día a trámite por el Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Pozuelo de Alarcón (Madrid). Por ello, la defensa de Adelita “considera muy relevante la realización de esta prueba. Definitiva para acreditar la filiación de mi representada”, afirman en su exposición ante el Juzgado. También se ha solicitado al Ministerio de Asuntos Exteriores que facilite las fechas de los viajes que realizó Ruiz Mateos a Estados Unidos, con las salidas y entradas marcadas en su pasaporte. El caso lleva ya dos años en los Tribunales, con tres juezas diferentes en la instrucción, y todavía no se ha proveído ninguna prueba mientras que el juicio ya tiene fecha para el próximo día 31 de enero.

La supuesta hija número 14

Adela María Montes de Oca sería la supuesta hija número 14 del ex propietario del Rayo Vallecano y dueño de Rumasa, José María Ruiz Mateos y Jiménez de Tejada, quien falleció el 7 de septiembre de 2015. Hoy, transcurrido un año y un mes de su muerte, la familia se encuentra dividida en dos bandos. La práctica totalidad de los 13 hijos apoyan a la madre, Teresa Rivero, mientras que se mantiene al margen la hermana más díscola de todos, Begoña Ruiz-Mateos Rivero. “Don Jose María” está enterrado en la Iglesia Mayor Parroquial de Nuestra Señora de la O de Rota, en cuyo columbario descansan sus restos junto a los de sus padres y hermanos.

Este procedimiento contra el fallecido Ruiz Mateos y su familia, por reclamación de filiación paterna extramatrimonial, está marcado con el número 201/2014. El procedimiento lleva un retraso de varios meses, como ya informó en su día Extraconfidencial.com. Pero siempre la familia Ruiz Mateos ha sido maestra en el arte de dilatar y hacer que pasen los años sin llevarse a cabo ningún juicio, como, por ejemplo, el caso de los célebres impagados pagarés de Nueva Rumasa que duerme el sueño de los justos en la Audiencia Nacional.

Una historia de los años noventa

Fue a comienzos de los años noventa cuando el propietario de Rumasa y la mexicana vivieron su historia de amor. Se conocieron en Chicago y se volvieron a ver meses después, cuando ella vino a Madrid con algunas amigas. Aquí entablarían, según ella, una profunda relación sentimental que duró varios meses desplazándose por toda España, en concreto al Puerto de Santa María y a Valencia donde se veían a menudo. Las reuniones eran auspiciadas por su entonces abogado Joaquín Ybancos. Aunque también se veían en Miami, donde Ruiz Mateos acudía a menudo ya que tenía negocios hoteleros.

Meses más tarde, la mexicana se dio cuenta de que estaba embarazada y, como tenía muchas molestias, decidió regresar a su país para que su familia la cuidara. Fue directamente del Aeropuerto al Hospital, “donde le diagnosticaron un embarazo de riesgo y que sólo tenía un 50% de probabilidades de salir adelante”, afirmó en su día Patricia Montes de Oca al diario El Mundo.

Durante todos estos años, el empresario llamó por teléfono a su supuesta hija y también se hizo cargo de ella económicamente. Al principio, según la denuncia aportada, enviaba esporádicamente 5.000 dólares (unos 4.000 euros), que luego se convirtió en una cantidad fija al mes. Según el abogado Joaquín Ybancos el hijo mayor del matrimonio, Zoilo Ruiz Mateos, estuvo al tanto de esta relación extramatrimonial de su padre y era el encargado de satisfacer económicamente a su presunta hermana.

El empresario José María Ruiz Mateos y su supuesta hija no se conocieron físicamente hasta que ésta cumplió los 17 años, que vino a verle a  Madrid y le pidió que le diera su apellido. ”Nos dio 10.000 euros para que nos fuéramos de vacaciones y me advirtió de que si iba a la televisión a contar nuestra historia, me tratarían como una puta“, afirmó en su día Patricia Montes de Oca. Fue en el año 2010 cuando se vieron por última vez en unos apartamentos de la Calle Jorge Juan, de Madrid, donde Patricia Montes de Oca, la madre de Adelita, grabó un video casero del encuentro, como prueba contundente de esa relación consentida.

ruizma
Los Ruiz Mateos consideran desproporcionado actuar así con el cadaver de su padre

Apartada de cualquier contacto

Los hijos de Ruiz Mateos, ni su mujer Teresa Rivero, dejaron que Adelita viera a su supuesto padre antes de morir. Ahora sus hijos piden a Adelita que “respetes la muerte de un ser querido como algo sagrado y evita seguir ensuciando su nombre. Era una persona única. Déjale descansar en paz”. Para ello, los restos de José María Ruiz Mateos y Jiménez de Tejada siguen todavía sin descansar en paz.

Tanto la chica, que sería la presunta hija número 14 del empresario jerezano, como su madre, tienen actualmente residencia en la ciudad americana de Chicago. Allí la joven trabaja en el departamento de Marketing del Canal de televisión hispano Univisión. Adela Montes de Oca, de 25 años, tendrá que esperar hasta el próximo día 31 de enero para saber si va a poder utilizar definitivamente el apellido Ruiz-Mateos.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho