Menú Portada
Su inicio estaba previsto para el 28 de Junio y sólo durante julio iba a ver dos sesiones más

El juicio a Isabel Pantoja se retrasará casi con toda seguridad a otoño

Mayo 13, 2012

La práctica totalidad de los letrados personados en la pieza separada de la Operación Malaya sobre blanqueo de capitales que afecta a Isabel Pantoja, Julián Muñoz y Maite Zaldívar, y siete imputados más, han solicitado a la Audiencia Provincial de Málaga que este juicio, previsto en su inicio para el próximo día 28 de junio, se retrase hasta que acabe definitivamente el caso matriz de éste caso. Así se lo han hecho saber mediante un escrito conjunto, en el que sólo ha faltado la firma de los abogados de la tonadillera, a los cuales les da igual que el juicio comience o no en la fecha señalada, ya que la cantante no tiene nada que ver con la pieza madre de la Operación Malaya por lo que les da tiempo para preparar su defensa, al margen de que la tonadillera está por la labor de comenzar cuando antes el juicio y quitarse de encima la presión mediática que sufre.

Las defensas han presentado un escrito argumentado ante la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Málaga, encargada de enjuiciar esta pieza separada, con el fin de que se retrase la fecha de inicio del juicio hasta presumiblemente el mes de septiembre, fecha en la que se espera que el Caso Malaya esté visto para sentencia, ya que su final se prevé para el mes de agosto, que incluso podría ser de trabajo y no de vacaciones, caso de no llegar antes a su fin.

De sesión en sesión

El juicio a Isabel Pantoja está fijado para el 28 de junio y, a partir de esa fecha, se celebrarán 49 sesiones hasta abril de 2013. Así, en junio serían los días 28 y 29; en julio, los días 5 y 6; y en septiembre, 27 y 28. En octubre se ha previsto siete días de juicio, en noviembre otras tantas sesiones y la previsión es que en diciembre haya cuatro sesiones. Y para el año 2013, las previsiones son que en enero se celebren en total siete sesiones, el mismo número en febrero, cinco sesiones en marzo y seis en abril, con la intención inicial de finalizar la vista oral el día 19 de dicho mes, según el documento oficial de la Audiencia Provincial de Málaga.

Los letrados pretenden ahora su suspensión ya que indican que es muy factible su retraso, ya que en junio sólo hay dos sesiones y en julio otras dos más, por lo que no se perdería nada de tiempo -sólo cuatro sesiones-, que podrían recuperase sin problema a partir de septiembre.

Conflicto de intereses

El problema radica en que muchos de los letrados que representan a los diez acusados en la pieza separada están a su vez presentes en el Caso Malaya (al menos cuatro), y ello obligaría a que los letrados tendrían que estar presentes en la causa matriz de lunes a miércoles, para dedicar los jueves y viernes a la pieza separada de Isabel Pantoja, lo que les obligaría a estar toda la semana en Málaga dedicados al cien por cien a estos casos, dejando al margen la actividad de sus despachos profesionales, formados en parte por bufetes pequeños, de una o dos personas como máximo.

La defensa de Julián Muñoz ya había solicitado con anterioridad esta suspensión. Sin embargo, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial le comunicó al ex alcalde de Marbella que “de eso nada”. El escrito, fechado el 19 de diciembre de 2011, afirmaba en sólo dos páginas que “se trata de una cuestión de mera gestión de un despacho profesional de la abogacía, por lo que no cabe pronunciarse en esta resolución sobre cómo puede o pudiera desarrollarse la misma, como tampoco puede afectar de ninguna de las maneras en el desarrollo de la actividad jurisdiccional de un Tribunal”.

La Pantoja, a por todas, no quiere pactar

Sin embargo, ahora la petición es casi unánime, salvo por parte de Isabel Pantoja que esta dispuesta comenzar el juicio cuanto antes. La Sección Segunda ya afirmó en su día que para evitar “un solapamiento” con la Malaya se fijó este juicio precisamente los jueves y viernes, en previsión de evitar una coincidencia con el Caso Malaya (celebrado de lunes a miércoles). Sin embargo, también abrió una puerta a los cambios, ya que notifico a las partes personadas que el calendario fijado inicialmente podría sufrir modificaciones “en función del desarrollo de la práctica de la prueba, así como de la eventual finalización del juicio correspondiente a la causa conocida como Caso Malaya”.

La Fiscalía Anticorrupción pide tres años y medio de cárcel a la tonadillera por un delito de blanqueo, además del pago de una multa de 3,68 millones de euros por el supuesto lavado de 1,8 millones. Para Julián Muñoz, se piden siete años y medio de cárcel y el pago de una multa de 7,5 millones de euros; y para Maite Zaldívar una pena idéntica a la que se reclama para la cantante, pero la multa es de 2,6 millones.

Isabel se siente fuerte: no pacta con la Fiscalía

La defensa de Isabel Pantoja no ha pactado en ningún término con la Fiscalía a pesar de los insistentes rumores, ya que apuestan por la total absolución de la cantante. La tonadillera sólo tiene miedo a un posible delito fiscal, que se resolvería pagando. Ella está, al menos a día de hoy, muy segura de su triunfo judicial, máxime cuando los informes policiales que están adscritos a la causa- y vitales para su solicitud de cárcel-, parecen no gozar de toda la legitimidad necesaria.

Ya en su día los abogados de Isabel Pantoja alegaron en su escrito de defensa que la cantante tenía una “enorme” capacidad económica en el periodo investigado, con ingresos de 19 millones de euros entre 1999 y 2009, tanto por ella misma como por sus sociedades, expresando asimismo su disconformidad con los informes policiales incluidos en la causa. Curiosamente, en esta pieza separada de blanqueo de capitales no existe ningún tipo de intervenciones telefónicas, muy al contrario que lo que ocurre en la causa madre de la Operación Malaya.

Por Juan Luis Galiacho

 juanluisgaliacho@extraconfidencial.com