Menú Portada
La pasada noche fue colocado un artefacto explosivo casero en su domicilio

El Juez Miguez Poza, ex decano de Santiago, instruyó una causa a sabiendas de que había prescrito

Julio 26, 2010
pq_923_miguez1.jpg

La semana pasada informábamos desde estas páginas de algunas decisiones judiciales, supuestamente irregulares, del titular del juzgado de Instrucción número 2 de Santiago de Compostela, Francisco Javier Miguez Poza. Y además, de sus estrechas relaciones con destacados miembros del Partido Popular en Galicia.

Ahora sabemos que el citado magistrado realizó una instrucción penal contra un ciudadano de O Pino a sabiendas que los hechos denunciados por el alcalde del Partido Popular, Manuel Taboada Vigo, estaban prescritos. Francisco Javier Miguez Pozas, ex Decano de los jueces de Santiago de Compostela, aceptó y tramitó una denuncia del alcalde popular de O Pino contra Manuel Isaac Castro Ferro, presidente del colectivo de afectados del polígono industrial de la citada ciudad.

Querella por calumnias

El 27 de Mayo de 2007 el edil presentó una querella por supuestos delitos de calumnia, injurias, contra los derechos fundamentales y coacciones. Los hechos se remontaban al 21 de Mayo de 2004; es decir, cuatro años antes. El acto de conciliación previo y exigente para éstas querellas se celebró sin efecto el 21 de octubre de 2005.

Según fuentes jurídicas consultadas por extraconfidencial.com, el artículo 131 del Código Penal establece que el plazo de prescripción de las injurias y calumnias es de un año. Ante la apertura de instrucción por parte de Miguez Pozas, el fiscal solicitó el archivo y asi mismo, en el trámite de conclusiones finales, solicitó la libre absolución del acusado. Estos hechos no fueron suficientes para el Juez, que cerró el procedimiento elevando a Juicio Oral con el número de protocolo 208/08.

El pasado día 25 de Marzo se celebró la vista oral y tras las periciales y conclusiones la Juez titular del Juzgado Penal número 1 dictó sentencia 89/10:

Que debo absolver y absuelvo al acusado Manuel Isaac Castro Ferro de un delito continuado de injurias y dos delitos de desordenes públicos, inicialmente imputados, declarando las costas de oficio”.

Vinculación política

De todo esto lo peor que podemos comprobar es cómo un Juez allegado a un partido político -desde éstas mismas páginas les hemos informados del cargo en el Concello de Ames de su propia esposa como concejal del Partido Popular y de las denuncias interpuestas contra él por el trato dispensado con otro alcalde “popular” de los concellos aledaños a Santiago de Compostela-, con tal de “ayudar” a los compañeros de su esposa continua con diligencias prescritas y con el consiguiente gasto que ello conlleva a la delegación de Justicia y al acusado. No sería extraño que otra denuncia contra éste juez ante el Consejo General del Poder Judicial fuese contenido de éstas páginas en un futuro cercano.

Lo que podría ser el colmo de los actos judiciales es que la presente se haya realizado por los abogados del alcalde Manuel Taboada en base a un poder general para pleitos y no especifico para querella, motivo y querellado como es preceptivo en el ordenamiento jurídico.

Intento de atentado

En otro orden de cosas, parece que las actividades del juez Miguez Poza en sus acciones judiciales a enervado, también, a grupos de descontrolados radicales gallegos. Hasta tal punto, que la pasada noche colocaron una artefacto explosivo en la puerta del chalet que el Juez habita con su familia en las afueras de Santiago de Compostela, no teniendo que lamentar daños físicos en las personas que habitan la vivienda. Según la información facilitada por las fuerzas de seguridad, la bomba, de tipo casero, era de baja intensidad ocasionando daños materiales no cuantificados. Un comunicado colgado en internet reivindica el atentado para un autollamado colectivo radical como: “Viva Galiza Ceive e Socialista”.

Cristóbal Toro