Menú Portada
El LAE terminará convirtiéndose en una casa de apuestas al estilo inglés

El juego proporciona al Estado el 90 por ciento de sus beneficios

Octubre 8, 2007

Las empresas públicas españolas no financieras cerrarán el próximo ejercicio con un saldo neto positivo de 2.955,22 millones de euros, según las estimaciones recogidas en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2008. El 90 por ciento del resultado lo aportará Loterías y Apuestas del Estado, que el año que viene logrará un beneficio de 2.661,9 millones, una cifra ligeramente superior a los 2.577,7 millones con los que prevé cerrar el ejercicio actual.

pq__quinis.jpg

No hay que extenderse mucho para comprender el contenido del hecho: el 90 por ciento de los beneficios que tendrá el Estado español en 2008 procederán de las apuestas. Ahora se comprende por qué el Estado se niega a aplicar las normativas europeas relativas al juego y al monopolio que aún subsiste en nuestro país en este sector, que por otro lado está transferido a las comunidades autónomas.
La comisión europea lleva insistiendo a estados como el español, el francés o el alemán que no puede mantener el monopolio del juego, si al mismo tiempo hace publicidad de él. Para que la actividad pueda seguir bajo la tutela de la Administración, no se podría hacer publicidad de la misma, lo que no es el caso del organismo Loterías y Apuestas del Estado (LAE), que invierte importantes cantidades de dinero en tratar de aumentar el negocio.
Hasta la quiniela del fútbol, por la que se temía especialmente por la competencia, ha experimentado un incremento en sus recaudación a raíz de que el LAE iniciara campañas publicitarias para apoyar su venta. Esta semana la recaudación ha rozado los 15 millones de euros y todo apunta a que al final del ejercicio se producirán nuevos records de ventas. O sea, que todo es susceptible de mejorar si se trata como es debido, haya o no competencia, que está demostrado que cuando la hay el beneficiario es el público, porque tiene donde escoger y recibe mejor trato.

Contra la normativa europea

En el LAE saben que la presencia de casas de apuestas extranjeras de forma legal es cuestión de fechas. Ya hay sentencias en Bélgica, Francia y otros países a favor de estas entidades y en contra de los monopolios estatales. Por esa razón el LAE se prepara para salir del Ministerio de Hacienda y convertirse en una empresa privada que tendrá que competir en igualdad con la demás. Un LAE convertido en ‘casa de apuestas’ al más puro estilo británico supondrá para las arcas del Estado muchos más ingresos, porque se ampliarán las ofertas y serán más las empresas que coticen. Sólo es cuestión de saber adaptarse y no ir contracorriente.