Menú Portada
Aceptó un contrato de patrocinio para la Selección Nacional de Baloncesto con una casa de apuestas extranjera que resultó ilegal

El juego poco limpio de Lissavetzky con las apuestas

Septiembre 21, 2010
pq__jaime.jpg

Se llama Jaime Lissavetzky y es secretario de Estado para el Deporte. Se auto postuló como futuro ministro de Deportes y la crisis le arrebató esa posibilidad, cargo que asumió el mismísimo presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. En compensación, el líder del PSOE le designó como candidato a la alcaldía de Madrid en las próximas elecciones frente a Alberto Ruiz Gallardón. Él sin primarias; Trinidad Jiménez con ellas, pero con el apoyo del todo poderoso aparato de Ferraz. Pues que se preparen los madrileños, porque el resto de españoles ya estuvimos a punto de sufrir el descontrol del secretario de Estado para el Deporte.
 Resulta que en el día de ayer el Sector de Juego de Gestión Privada en España (Casinos, Bingos Salas de Juego, Salas de Apuestas y Máquinas Recreativas), alzaban su voz para denunciar los perjuicios y la competencia desleal que sufren como consecuencia de la competencia desleal que supone el crecimiento incontrolado del juego on line en nuestro país. Aumento desmesurado con la aquiescencia de las distintas administraciones involucradas en la regulación y control del juego en España.

No todos pagan impuestos

Se pueden imaginar la cantidad de cifras, desorbitadas, que se difundieron en esa reunión. Para que sean conscientes de la transcendencia del asunto, tan sólo unas cifras. El mencionado sector de juego de gestión privada empleó directamente a 50.000 personas; contribuyó con casi 2.000 millones de euros a los presupuestos autonómicos, sólo en tasas de juego… Cifras mareantes con las que podríamos seguir.
El caso es que, este sector, se siente discriminado por la Administración Pública con respecto a las apuestas on line. Por ponerles un ejemplo, aunque duela: el Real Madrid anuncia en sus camisetas a la marca bwim.com, conocida casa de apuestas. Publicidad que Florentino Pérez, presidente del club blanco, se ve obligado a retirar cuando viaja al extranjero. Publicidad prohibida menos en España. No es el único caso. Destacados medios de comunicación anuncian estos portales de apuestas de procedencia –por decirlo de alguna manera-, extranjera sin control. Sin papeles, vamos.

Al amparo del Estado

Lo más curioso es que el pasado 17 de junio la Federación Española de Baloncesto que preside José Luis Sáez, y tutelada por la Secretaria General de Deportes de Jaime Lissavetzky, anunciaba la firma de un contrato de patrocinio con pokerstars.com, empresa que ofrece el juego de poker on line de manera ilegal en España. Curiosa y casualmente, tras la denuncia del Sector del Juego Privado en España, el 16 de Julio se anunciaba la ruptura del mencionado compromiso. Y todo en vísperas DEL Mundial de Baloncesto de Turquía.
En resumen: que el Secretario de Estado para el Deporte y candidato a la Alcaldía de Madrid, Jaime Lissavetzky,avala, protege y ampara a sociedades extranjeras del juego on line que, desde el punto de vista legal, dejan mucho que desear. Entre otros aspectos, la ludopatía, las apuestas de menores, el fraude… Todo sin ningún tipo de control.
Y la ONCE calla y Loterías y Apuestas del Estado (LAE), también. Es una apuesta de largo recorrido.