Menú Portada

El Instituto Nacional de Artes Escénicas y Musicales, regentado por Montserrat Iglesias, toma represalias contra los bailarines del Ballet Nacional de España tras la huelga mantenida este verano desprestigiando así la Marca España

Octubre 14, 2016
montserrat-2

Los bailarines del Ballet Nacional de España (BNE), que realizaron durante los pasados meses de junio y julio varios paros coincidiendo con las funciones de sus espectáculos, tuvieron que realizar este mes de septiembre una audición pública para toda la Compañía, con el fin de renovar sus contratos. “En una clara medida de represalia interna solo por materializar su derecho fundamental de huelga”, afirman fuentes jurídicas. Un hecho que, sin embargo, no se ha realizado con la Compañía Nacional de Danza, dependiente del Instituto Nacional de Artes Escénicas y Musicales (INAEM), que se regula desde 1996 por los mismos parámetros de contratación artística que el BNE.

Este hecho supone una clara represalia contra los bailarines del Ballet Nacional de España, por ejercer su derecho de huelga que materializaron este pasado verano. “Así, mientras a los bailarines de la Compañía Nacional de Danza se les renueva sin más problema para dos años más, a los del Ballet Nacional se les resuelve su contrato y se exige a toda la Compañía hacer una audición pública para renovarlos, en represalia a la huelga que mantuvieron y que es un derecho fundamental regulado en al Artículo 28.2 de la Constitución. Además, sus contratos finalizaron el día 31 de agosto y su renovación es desde el día 1 de octubre con lo que se pretende desde el INAEM romper cualquier vínculo contractual. No es de lógica que estén un mes sin contrato alguno salvo para que se rompan los vínculos continuados de contratación temporal”, afirman fuentes jurídicas. Hasta la fecha, estas audiciones sólo se habían realizado para ingresar en el BNE o bien para ascender puestos dentro del escalafón de bailarines. Fruto de esta audición pública que se les exigió, algunos de ellos ya se negaron de entrada a realizarla, y otros cuatro fueron no renovados, entre ellos una bailarina miembro del Comité de Huelga con muchos años dentro del Ballet y con prestigio en el sector.

Contratos indefinidos, no temporales

El Ballet Nacional de España está compuesto por un grupo de 42 personas entre bailarines, músicos, cantaores, etc…Y ahora se van a interponer este mes de octubre 24 demandas –más del 50% del cuerpo integrante del BNE- por despido nulo o subsidiariamente por despido improcedente en los Juzgados de lo Social de Madrid contra el Instituto Nacional de Artes Escénicas y Musicales (INAEM), cuya directora es Montserrat Iglesias Santos.

Una gallega que fue antes directora de Cultura del Instituto Cervantes y vicerrectora de Comunicación y Cultura de la Universidad Carlos III de Madrid, además de profesora titular de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada. Pero su mayor logro profesional fue como directora del Máster en Comunicación de Moda y Belleza Vogue-UC3M. “Sabrá de moda y televisión, pero de Ballet y de tablas escénicas…poco sabe”, afirman fuentes del sector.

La situación del Ballet Nacional de España, que ha dañado seriamente la Marca España, hizo que los dirigentes del INAEM suspendieran de motu propio todas las actuaciones del BNE durante el pasado mes de septiembre. Algunas de ellas con gran relieve artístico y de difusión internacional de capital importancia, como la Bienal de Sevilla donde estaban anunciados o la actuación en la localidad francesa de Carcassone. Así, ante el supuesto temor a una rebelión interna y la convocatoria de más paros parciales, el INAEM decidió proceder a la cancelación de estos espectáculos, de acuerdo con sus promotores. Con ello la imagen y la Marca de España, que tan bien representa esta Compañía de danza, quedó de nuevo en entredicho.

Los Tribunales de Justicia decidirán

Ahora serán los Tribunales de Justicia los que deban resolver que pasa con los bailarines del Ballet Nacional de España y sus contratos. Por el momento, en el periodo de reclamación previa, el INEM no ha contestado. “Sin embargo, en privado, ya les han dicho que no se preocupen que han pasado una mala época, pero que seguro que los tribunales le dan la razón a los bailarines y todo se resolverá, en una clara muestra de desfachatez”, afirman fuentes jurídicas consultadas.

El problema en cuestión radica en la naturaleza de los contratos de los bailarines. “Queremos que nuestros contratos sean indefinidos en lugar de temporales “, afirman a Extraconfidencial.com representantes de los artistas implicados.  “No se trata de una reivindicación económica. Es una reivindicación laboral y personal que llevamos años denunciando, pero no una reivindicación que contenga ningún motivo de carácter económico ni contra la dirección artística”, reclaman.

Najarro, director del BNE, toma partido por el INAEM

Sin embargo, según ha podido saber Extraconfidencial.com, la actuación del director del BNE, el coreógrafo y bailarín Antonio Najarro, ha dejado mucho que desear, poniéndose del lado partidista del INAEM. “Así, al inicio de este verano publicó un artículo donde repetían párrafos exactos del escrito del INAEM como “los bailarines han estado mal asesorados”, indican. Esta actitud de Antonio Najarro ya le ha granjeado duras críticas dentro del mundo del ballet, donde algunos ya no le consideran “un señor de una pieza”. “Nunca ha tomado partido por sus bailarines, no ha dicho nada en su apoyo y reivindicaciones. Siempre ha estado callado y nunca los ha apoyado. El firmó su contrato de renovación de tres años y lo único que ha hecho es reproducir las tesis del INAEM”, afirman fuentes conocedoras del Ballet Nacional de España. Algunos bailarines han denunciado que ya se ha producido el despido de uno de sus primeros bailarines, “en plena capacidad artística y además de forma absolutamente injusta”.

Restricciones continuadas

Las fuentes jurídicas consultadas por este periódico indican que “los bailarines no han sido en ningún momento una prioridad para la directora general del INAEM, Montserrat Iglesias, como demuestra el hecho de que sólo haya comparecido a una reunión durante la huelga mantenida. Solo hemos intentado que fuera aplicada a los componentes del BNE la naturaleza jurídica de conformidad con las 7 sentencias firmes dictadas por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y que nunca se tomaran las represalias que se han adoptado, como hacer una audición pública que no se hacía a toda la compañía desde hace 17 años”, afirman.

Ya varios bailarines han denunciado su situación ante los tribunales de Justicia y han ganado, por lo que el INAEM les propuso recientemente pasar a contratos de tres años. Pero los bailarines quieren contratos indefinidos que les den derecho a prestaciones sociales. Así en el año 2013 se dictaron siete sentencias por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid que afectaron a ocho bailarines que determinaron la no temporalidad de sus contratos de trabajo. “Pero el INAEM está haciendo caso omiso a tales resoluciones y nos ha obligado a la suscripción de contratos temporales”.

Según los integrantes del Ballet Nacional de España, “en el año 2011 se retiraron 18 plazas de bailarines, 16 del Taller del Ballet Nacional de España (cantera del BNE) y dos de la propia plantilla del Ballet”. También aseguran desconocer el supuesto incremento del presupuesto anual del BNE. “La realidad es que en el año 2011 se redujo en un 25%, y que tal reducción no se ha recuperado a la fecha….Y sobre la homologación de nuestro colectivo a deportistas de élite, es solamente una frase bonita, si tenemos en cuenta tanto nuestras condiciones de trabajo, como nuestras reducidas retribuciones, sobre la que no se ha presentado ni propuesta, ni desarrollo alguno”. Algunos bailarines llevan 14 años con un contrato temporal que se renovaba cada mes de septiembre. Un bailarín del Ballet Nacional gana de 1.100 a 2.000 euros en 14 pagas. Unos sueldos fuera el mercado en el mundo de la danza profesional en otros países europeos. “Unas retribuciones muy pequeñas en relación con la exigencia de su trabajo”, afirman expertos consultados por nuestro periódico.

Ahora, serán los Tribunales de Justicia quiénes determinen sobre las 24 denuncias interpuestas por los bailarines y la continuidad laboral en su contratación. Pero mientras ocurre, la directora del INAEM, Montserrat Iglesias, una experta en moda que el gobierno de Mariano Rajoy designó en octubre de 2014, sigue sin valorar el grave perjuicio que le hace a la Marca España que hasta la fecha ha representado perfectamente el Ballet Nacional de España.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho