Menú Portada

El Instituto de la Mujer de Lucía del Carmen Cerón destina 27.272 euros en analizar la existencia, alcance e incidencia de la “Tasa Rosa”, mientras se consolida el peor inicio de año en violencia de género de la última década con 16 asesinatos en apenas dos meses

Marzo 1, 2017
ceron instituto de la mujer

Valencia, Gandía, Badajoz y Barcelona. Cuatro ciudades y cuatro crímenes en menos de una semana que han disparado las estadísticas de mujeres asesinadas por violencia de género en los dos primeros meses de 2017 hasta las 16 fallecidas, la peor cifra de arranque de año en la última década.

La respuesta del ejecutivo a esta alarmante escalada de este tipo de muerte vuelve a ser más de lo mismo: un nuevo órgano interministerial destinado a prevenir y combatir la violencia de género y un grupo de trabajo transversal con municipios, Comunidades Autónomas y portavoces de los partidos políticos con representación parlamenta. La decisión se tomó el pasado 23 de febrero en la reunión mantenida entre la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido y un responsable de Educación para estudiar la coordinación y las políticas interministeriales del Gobierno para la erradicación de la violencia de género. El nuevo órgano, que estará presidido por la ministra de Sanidad, será permanente y comenzará la ejecución de la normativa que emane de la Subcomisión de violencia. Además, mantendrá reuniones trimestrales en las que se elaborará un informe sobre la situación de la violencia de género que se elevará a Consejo de Ministros. Muchas palabras, poca acción.

Por ello, esta nueva decisión ha sido tildada como “pantomima” o una nueva “campaña de marketing” para colectivos que luchan contra la violencia de género, como las ocho mujeres en huelga de hambre en la Puerta del Sol de Madrid desde el día 9 de febrero, un acto en el que precisamente demandan más medias prácticas que “órganos que valen de muy poco”.

El Instituto de la Mujer a la búsqueda de la “tasa rosa”

Uno de los organismos que debería tomar parte más activa en la lucha contra la lacra de la violencia de género es el Instituto de la Mujer, dirigido por Lucía del Carmen Cerón Hernández y dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, de Dolors Montserrat. Pero a lo que destina sus recursos este organismo es a encargar estudios tan intrascendentes como “analizar la existencia, alcance e incidencia de la tasa rosa”, un hipotético sobreprecio que se paga por productos femeninos, solamente por ir dirigido a las mujeres. Un concepto no sólo de muy escasa repercusión, más allá de llenar de forma periódica algún titular, también controvertido y bastante analizado con diferentes estudios realizados en los últimos años.

Para los defensores de la existencia de la “Tasa Rosa”, muchos productos y servicios, como peluquería, ropa o cosmética, cuestan más cuando son para mujeres que para hombres. Pero son muchos más los que no relacionan esta diferencia de precio con razones de desigualdad de género. A veces, se producen porque los costes son mayores. Por ejemplo, una maquinilla de afeitado para mujer tiene algunos componentes que la hacen más cara que para el hombre. Pero fundamentalmente, hay diferencia de precios porque se detecta que en muchos productos es un colectivo que está dispuesto a pagar más por algo y la industria lo aprovecha. Esto mismo sucede con otros muchos segmentos, que diferencian precios por razones de edad o poder adquisitivo.

A pesar de todo ello, el Instituto de la Mujer se empeña en gastar el dinero en saber, primero, si existe o no la Tasa Rosa, cuando hay decenas de análisis que ya tratan este tema y luego en conocer su incidencia. Todo ello en un proceso negociado sin publicidad al que se destinará 27.272 euros más IVA. Dinero de todos en gastos superfluos mientras que faltan recursos para lo verdaderamente importante.