Menú Portada
LA HERENCIA DE LEIRE PAJÍN (II)
Realizó un 32% menos de atención a mujeres de lo presupuestado

El Instituto de la Mujer adjudicó más del 20% de sus contrataciones por procedimiento directo no negociado

Noviembre 28, 2011
pq_923_pajin_seara.jpg

Leire Pajín disfruta de sus últimos días como ministra de Sanidad, un cargo que pasará con más pena que gloria, y es que se le recordará siempre por anunciar el famoso “acontecimiento histórico que se producirá en nuestro planeta” por la “coincidencia de dos liderazgos progresistas a ambos lados del Atlántico” o por llevar ella misma las denunciadas por estafa “pulseras New Balance”.

Así, la diputada electa por Alicante, participa en los últimos actos como la ceremonia de entrega de los VIII Reconocimientos contra la Violencia de Género en el que afirmó que el maltrato a las mujeres “nunca más será una cuestión privada en España” porque ya se ha convertido en “una cuestión de Estado“. Pero a pesar de las declaraciones, el hecho es que la violencia de género sigue siendo un enorme problema en España, que los organismos oficiales éntrelos que debe destacar por su fin el Instituto de la Mujer, que dirige la amiga de Bibiana Aído y Leire Pajín, Laura Seara, una directora que como ya informó extraconfidencial.com en el primer año multiplico por diez las pérdidas que siguieron creciendo en 2010, a pesar de los supuestos recortes.

Desviaciones de los objetivos y concesiones directas

Pero no sólo es el gasto, llama la atención las enormes desviaciones presupuestarias en partidas importantes. Así, mientras se planeó realizar 400.000 publicaciones, se imprimieron 250.000, un 38,50% menos o el más que importante servicio de atención de mujeres de 50.000 acciones se realizaron 34.000, otro 32% menos.

Eso sí, las adjudicaciones superaron el millón de euros en 2010, pero más del 20% de las adjudicaciones fueron directas, 228.160,90 euros frente a los 769.029,25 realizadas en procedimiento abierto.

El destino ya sabemos de algunos, cuando la ex ministra Bibiana Aído estaba al frente del extinto Ministerio de Igualdad, el Instituto de la Mujer se vio envuelto en una sonora polémica cuando destino más de 25.000 euros a la realización de investigaciones relaciones con estudios feministas, de las mujeres y del género. En concreto, destacó el proyecto para la “elaboración de un Mapa de Inervación y Excitación Sexual en Clítoris y Labios Menores; aplicación en Genitoplastia”, que corrió a cargo de la profesora Nieves Martín Alguacil, de la Universidad Complutense de Madrid. También bajo el mandato de Aído, Aurelia Martín Casares, de la Universidad de Granada, percibió 22.767 euros para estudiar las ‘Reparaciones europeas contemporáneas y memoria de la esclavitud: esclavas negro-africanas y españolas abolicionistas (Siglos XVI al XIX)’. Otros 50.000 euros se embolsó Amelia Valcárcel, de la UNED, por un trabajo sobre ‘Ética, religión y normativa de género’, y Susana Andrés, de la Fundación para la Investigación Biomédica, recibió 43.484 euros para profundizar sobre ‘Los trastornos de la conducta alimentaria’.

Un ejemplo de donde ha sido destinado dinero público que ahora hay que recortar.