Menú Portada
El contrato para el "servicio de vigilancia y seguridad en los inmuebles" ha sido adjudicado a Castellana de Seguridad

El Instituto de Crédito Oficial (ICO) se gasta 5 millones en publicidad en medio de la tormenta generada por la concesión de préstamos a Gowex

Julio 27, 2014
pq_929_Roman-Escolano-ICO.jpg

El sector financiero español, no gana para sustos. Las palabras de euforia de Mariano Rajoy sobre nuestra economía, tras conocerse los datos de la EPA del segundo trimestre de 2014, no deben olvidar otra cifra dramática conocida a principios de semana, los más de 12.000 millones de euros que no recuperarán todos los españoles tras el rescate de Catalunya Caixa y que es el resultado de restar los 13.600 millones invertidos para su salvación frente a los 1.187 millones que pagará BBVA por hacerse con la entidad. Y en medio del escándalo, otro, el de Gowex, una empresa privada que tiene como uno de sus más importantes acreedores al Instituto de Crédito Oficial (ICO). La entidad que aún preside Román Escolano -a la espera de llegar el Banco Europeo de Inversión (BEI) para cubrir la vacante de Magdalena Álvarez– se lava las manos afirmando que únicamente proporciona los fondos a las entidades financieras que son las que aprueban o deniegan estos préstamos, sin su intervención: “El ICO no ha concedido nunca un préstamo directo a la empresa Gowex” y “ni es ni ha sido nunca prestamista de Gowex, sino las entidades financieras privadas a las que el ICO transfiere fondos”. El ICO confunde dos términos, quien tenga la última responsabilidad en la concesión del préstamo, la entidad financiera, a la cual habrá que pedir explicaciones sobre como se analizó el riesgo de la concesión del préstamo y por otro lado, la procedencia de los fondos, los cuales al ser del ICO le coloca en una posición más que delicada si quiere recuperar ese dinero. Todo “huele” a que volveremos a pagar los platos rotos todos los contribuyentes.

Millones en seguridad propia

Mientras esto sucede, el ICO continúa siendo una trituradora de dinero público. Sólo así se entiende la disposición de más de 5 millones y medio de euros (5.595.175,99 euros) para la “contratación del servicio de vigilancia y seguridad en los inmuebles propiedad del Instituto de Crédito Oficial”.

El convenio ha sido otorgado por la Comisión de Contratación del Instituto de Crédito Oficial (ICO) a la empresa Castellana de Seguridad S.A. el pasado 10 de julio por ser la “oferta económicamente más ventajosa conforme a los criterios de valoración del Pliego de Condiciones Generales”. El importe del mismo ha quedado finalmente cifrado en algo más de cinco millones de euros (5.174.509,46 euros). El procedimiento de adjudicación ha seguido las normas internas del ICO, sin especificarse en el pliego la naturaleza de las mismas.

Otros gastos superfluos

No es la primera vez que el ICO se centra más en sus procedimientos internos que en la ayuda a los ciudadanos. En el pasado mes de marzo, se dejaba 120.000 euros en libretos publicitarios. El contrato para la “prestación del servicio de impresión de folletos y carteles de las Líneas ICO 2014, así como de otras publicaciones del Instituto de Crédito Oficial” era adjudicado a la empresa Lozano Impresores S.L. tras un proceso de licitación ordinario de adjudicación por subasta por ser la “oferta económicamente más ventajosa”