Menú Portada
Según el informe de fiscalización del Tribunal de Cuentas acerca del ICEX

El Instituto de Comercio Exterior alteró en 2007 sus inversiones financieras en casi 1,7 millones de euros

Junio 6, 2013

En los procesos de contratación de personal fijo se utilizan baremos que presentan “una serie de defectos que afectan a su necesaria objetividad”

Respecto a las actividades de promoción comercial “se han detectado numerosos incumplimientos específicos de la normativa reguladora”.

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


El Tribunal de Cuentas aprobaba en su sesión del 25 de abril de 2013 el Informe de fiscalización del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) y sus relaciones con las Oficinas Económicas y Comerciales y con las Direcciones Regionales y Territoriales durante los ejercicios comprendidos entre 2005 y 2009. En sus hojas se acumulan una secuencia de errores que van desde la adulteración de sus cuentas hasta la falta de objetividad en los procesos de contratación. Una situación que convierte al ICEX en otro agujero por el que se fugan dinero y rigor del buque público español. El pasado fin de semana, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, hacían referencia -por enésima vez- a una posible recuperación de nuestra economía: “hoy podemos decir que lo peor de la crisis ha pasado y que los momentos más críticos los hemos dejado atrás”. Está claro que si los organismos dependientes del ministerio de Economía, como el ICEX, siguen reflejando irresponsabilidades de este tipo, España continuará estando a la cola de Europa.  

Para comenzar, el informe hace referencia a una serie de irregularidades que ponen en práctica la representatividad de las cuentas anuales. En 2006, 2007, 2008 y 2009 –todos los años sometidos a estudio- y coincidentes con los años en los que la cartera de Economía dependía de Pedro Solbes, el ICEX cometió alguna deficiencia en el ejercicio de sus cuentas. El saldo de la cuenta ‘Inversiones financieras permanentes’ se ha visto alterado sobremanera en dos ocasiones: en 2006 “estaba sobrevalorado en 544 miles de euros” y en 2007 minusvalorado en cerca de 1,7 millones de euros (1.659.000 euros), lo que muestra una clara intencionalidad del ICEX de mover los números de sus diferentes cuentas y obligaciones a su antojo “con la consiguiente repercusión en las cuentas de resultados de esos ejercicios”. Además, esta construcción fraudulenta de las cuentas de cada curso se agudiza en el 2009 cuando el ICEX “contabilizó gastos por importe de 4.484 miles de euros (unos 4,5 millones) que correspondían al ejercicio de 2010”.

Respecto a la gestión de la tesorería y del personal, el ICEX también tiene algo que callar. En cuanto a la tesorería, el Instituto se ha saltado a la torera varios puntos de la normativa interna con afán de conseguir sus objetivos por encima de cualquier restricción llegando incluso a falsificar documentación: “autorización de firma por persona distinta del consejero o responsable, existencia de cheques firmados en blanco por el consejero para realizar pagos en su ausencia, y deficiencias significativas en las conciliaciones bancarias”.    

Contratación a dedo

Respecto a la gestión de personal, la subjetividad en el proceso de selección, los tratos de favor y el nepotismo acechan a los procedimientos de ICEX. “Así, para la contratación de personal fijo, en la fase de concurso los baremos que se fijan para las valoraciones presentan una serie de defectos que afectan a su necesaria objetividad. En los casos en que tuvo lugar una fase de oposición (…) en los expedientes examinados no hay referencias ni al número de candidatos, ni a las pruebas realizadas, ni a los resúmenes de las entrevistas realizadas, ni a su valoración”. Un caos total del que ICEX se vuelve a aprovechar para obrar a su antojo, ignorando leyes y procedimientos.

Ante este escenario resulta lógico que el informe del Tribunal de Cuentas recomiende “reformar los procedimientos de contratación de personal en el exterior, de forma que los Servicios Centrales controlen todo el proceso para garantizar su objetividad, sin limitarse exclusivamente a decidir el candidato propuesto por el órgano de selección constituido en las Oficinas Comerciales”.

Promoción comercial

Las actividades de promoción comercial presentan un estado crítico ya que “se han detectado numerosos incumplimientos específicos de la normativa reguladora”. La mayoría de los errores, “justificación de las cuentas de liquidación fuera de plazo establecido, ausencia del informe de valoración de la actividad y de la declaración jurada de solicitud de percibir otras ayudas públicas o privadas, y la ausencia de la justificación técnica del material promocional”, se habrían producido de modo deliberado para obtener mayores beneficios así como evitar procedimientos de control.

Jesús Prieto