Menú Portada
Crece un 115% en el último año

El incremento de la morosidad dificulta aun más conseguir una hipoteca

Junio 12, 2008

La tasa de morosidad hipotecaria ya roza el 1%, ya muy lejos del 0,46% de tan sólo hace un año, cuando nuestras entidades financieras y el organismo supervisor se enorgullecían de nuestra fortaleza. Un año después todo se ha derrumbado y el principal perjudicado el ciudadano que ve más difícil acceder a unos préstamos que antes se concedían en un abrir y cerrar de ojos.

pq_543_Juan_Ramon_Quintas_presidente_CECA.jpg

La tasa de morosidad de los créditos hipotecarios concedidos para la adquisición de una vivienda alcanzó el 0,99% al cierre del primer trimestre, con lo que ya roza la barrera del 1%, según datos de la Asociación Hipotecaria Española. Este dato es 0,53 puntos superior a la tasa registrada un año atrás, cuando se situó en el 0,46%, y se sitúa 0,27 puntos por encima del nivel alcanzado al cierre de 2007, momento en el que alcanzó el 0,77%. Por entidades, las cajas de ahorros, las que más crecieron en créditos hipotecarios con estrategias más agre situaron la tasa de morosidad en sus préstamos hipotecarios en el 1,19% al cierre del primer trimestre, lo que supone más del doble que el nivel alcanzado en marzo de 2007, cuando se colocaba en el 0,51% de los préstamos hipotecarios. Los bancos, por su parte, lograron mantener la morosidad por debajo del 1% a pesar de que casi duplicaron el porcentaje, ya que la tasa de morosidad de su cartera hipotecaria se situó al cierre de marzo el 0,63%, frente al 0,33% que suponía un año atrás. Pero esto no ha hecho más que empezar. El presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros, Juan Ramón Quintás, advirtió hoy de que la morosidad aumentará “de forma importante” en España, y reconoció que es “imposible volver al crecimiento de los años anteriores” de las cajas españolas. Señaló que la economía española está toreando “un triple miura”, la crisis subprime, la crisis mundial de las materias primas y el cambio de ciclo de economía, por lo que aunque en 2007 el sistema bancario español obtuvo “un máximo histórico de beneficios”, es “un error” pensar que es “inmune”, ya que se está en un sistema globalizado. Aviso a navegantes.