Menú Portada
Se ha celebrado por segundo año consecutivo en el RH Bayren Hotel & SPA de Gandía del 5 al 7 de este mes

El Hotel en el que el PP organizó su escuela de verano cobra más de 250 euros por tres noches en el mes de septiembre

Septiembre 8, 2013
pq_936_escuela-verano-gandia.JPG

El pasado mes de junio, Alberto Fabra, presidente del Partido Popular de la Comunitat Valenciana y del gobierno de esta autonomía anunciaba en la convención de su partido en Peñíscola y con la presencia de Mariano Rajoy, que por segundo año consecutivo la localidad valenciana de Gandía sería la ciudad escogida por los populares para celebrar su tradicional Escuela de Verano. Este anuncio fue todo un balón de oxígeno para el PP de una de las regiones más castigadas por la corrupción y por el derroche en los teóricos años de bonanza.

Pero estas jornadas que se cerraron el sábado han sido mucho más. Además de entregar el premio Oswaldo Payá (el que fuera líder de la oposición cubana, fallecido en accidente de tráfico en el que estuvo implicado el popular Ángel Carromero), destinado a organizaciones o personas que defienden la democracia y los derechos humanos, o la proyección de las películas “To big to fail” y “La Ola”, el máximo interés ha estado en las distintas intervenciones de los principales dirigentes populares y en un ambiente enrarecido que parece anticipar un otoño caliente o al menos complicado políticamente para Mariano Rajoy. Tras la inauguración del pasado jueves por Soraya Sáenz de Santamaría, han pasado por la playa valenciana entre otros la ministra de Empleo, Fátima Báñez, el titular de Agricultura, Miguel Arias Cañete, el portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, el vicesecretario de Organización, Carlos Floriano, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, pero especialmente Javier Arenas y María Dolores de Cospedal, encargada de cerrar estas jornadas. Sobre esta última se dirigen buena parte de las críticas soterradas de parte de sus compañeros, tanto por declarar ante el juez que fueron Rajoy y Arenas quienes negociaron el finiquito de Bárcenas, negar el luego el contenido de su declaración ante el juez, cuando era de todos conocido que más tarde o temprano iba a hacerse pública, y también por haber vetado en el parlamento de Castilla-La Mancha la propuesta para hacerse público el patrimonio de los cónyuges de los políticos, algo que le afectaría muy directamente.

Un lujo para pocos

Para este evento de trabajo al que tienen acceso una “élite” de los populares no se ha elegido un lugar cualquiera, sino todo un hotel de 4 estrellas con SPA en primera línea de playa, con bar-terraza con vistas al mar, espectacular cafetería, salón-lounge también mirando al Mediterráneo y SPA con todo tipo de instalaciones y tratamientos de salud y relaxun. Un establecimiento que como pueden ver en la siguiente captura de imagen no tenía habitaciones disponibles el pasado viernes 6, segundo día de las jornadas de los populares, pero que para los primeros días de septiembre, como pueden observar en una segunda captura, 3 noches de alojamiento, cuestan de media más de 250 euros.

 
 
 
Todo un lujo en un entorno privilegiado como pueden observar a un alto precio en el que además hay que añadir gastos de transporte, logística, manutención, seguridad, emisión en streaming para diferentes webs del Partido Popular… todo un coste en tiempo de crisis, que no se hace público, a pesar de que ya desde el año pasado se ha hecho alguna pregunta pública sobre el mismo sin obtener respuesta.

 

Pero los que lo disfrutan son más bien pocos y escogidos. A diferencia de otras modestas escuelas de verano que si anuncian como inscribiré (como por ejemplo la organizada en el mes de agosto por el PP de Extremadura en la localidad pacense de Don Benito por un precio de 50 euros), en este caso la escogida inscripción no necesita de publicidad. Es más, como pueden ver entrando en este link, en el 2012 se creó una página en Facebook para este evento, que en más de un año tan sólo ha conseguido 78 “me gusta”, todo un ejemplo del desinterés para un evento que poco sabe de las necesidades reales de la ciudadanía.