Menú Portada
LA CORRUPCIÓN UBANÍSTICA DE COSTA A COSTA (I)
La Comunidad presidida por Manuel Chaves, la que más denuncias acumula

El hotel Algarrobico, ¿Qué oscuros intereses llevaron a aprobar su construcción?

Julio 14, 2008

A partir de hoy, y a lo largo de próximas ediciones, les desvelaremos los casos más llamativos de la corrupción urbanística en el litoral español. De costa a costa. Sin excepción. Comprobarán que da igual el partido que gobierne. Ha sido la época del pelotazo inmobiliario marcado por las recalificaciones. La tan laureada Ley de Costas llegó tarde, mal y nunca. La Operación Malaya y Astapa son tan sólo unos ejemplos de lo que a lo largo de estos últimos años, ante la indiferencia general, políticos, empresarios y bancos han logrado hacer su verdadero agosto. Comenzamos con la Comunidad Autónoma de Andalucía de Manuel Chaves, recientemente reelegido presidente del PSOE andaluz.


Andalucía forma parte de los 15 destinos más visitados del planeta y ostenta el liderazgo absoluto en España. El Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA), un documento normativo de calidad técnica y de relevancia para el futuro de AndalucíaIII, se vio rebajado en enero 2008 por el Consejo de Gobierno de la Junta que, cediendo a las presiones, anulaba el límite establecido para el crecimiento de los municipios a un 40% de suelo urbanizable y un 30% de población. Todo ello ha llevado y sigue a grandes desmanes, Huelva, Cádiz, Málaga, Granada y Almería. No hay provincia que se libre de escándalos urbanísticos ni denuncias. Una provincia paradigmática es Almeria, su escasa urbanización respecto a otros litorales ha llevado a que muchas inmobiliarias pusieran sus ojos en ella. El caso más paradigmático, el hotel el algarobico. ¿Por que no se derriba?. Chaves y Narbona lo han prometido, pero de momento sigue en pie. La construcción de un hotel por parte de Azata en el paraje El Algarrobico, dentro del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar se encuentra paralizada cautelarmente por la justicia a la espera de varias sentencias y de un acuerdo definitivo entre el Ministerio de Medio Ambiente, la Junta de Andalucía y la constructora para demoler el hotel. La respuesta la dió el alcalde Carboneras, hace tres años “el Ayuntamiento no autorizó la construcción ni en un paraje virgen ni dentro del Parque Natural. El hotel de El Algarrobico es un proyecto de un plan parcial de 16 hectáreas en una zona que no era parque” “El proyecto está refrendado por todas las administraciones e iniciado por la Junta de Andalucía. Estuvo dentro del proyecto locomotora del laboratorio de planificación de la Junta hace muchos años. La primera idea de empezar a urbanizar de manera sensata en El Algarrobico fue de la propia Junta y no era parque natural. La ampliación del parque natural se ha hecho después y miente quien diga que está dentro”. La junta no supo o no quiso saber donde estaba el hotel, pero lo cierto es que las gananacias para la constructora eran claras y la implicación de las tres administraciones: el Ayuntamiento de Carboneras, que otorgó la licencia de construcción a Azata y eximió a la empresa del pago del 99% de la misma; la Consejería andaluza de Obras Públicas, que ratificó el plan urbanístico de Carboneras olvidándose de los informes que advertían de su ilegalidad, y la de Medio Ambiente, que utilizó una cartografía que nunca se ha publicado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía para tratar de justificar que el hotel no está situado en una zona protegida y así dar visos de legalidad al proyecto; y el Ministerio de Medio Ambiente, que si hubiese respetado la Ley de Costas, nunca debería haber permitido que las obras se llevaran a cabo ya que se estaba revisando el deslinde de la playa.