Menú Portada

El hijo de Michael Schumacher gana carreras mientras que el estado de su padre sigue siendo un misterio

Abril 12, 2016
mick schumacher

El hijo menor de Michael y Corinne parece ser la única fuente de alegrías para los Schumacher en un momento familiar en el que las necesitan. Mick Schumacher, el hijo del heptacampeón, ha estrenado su casillero con dos victorias en la prueba inaugural de la Fórmula 4 italiana, en el intenso programa doble que sus mentores le han preparado para este 2016. Tras disputar esta misma categoría el año pasado en su edición alemana y acabar décimo, esta temporada hará lo propio corriendo en tierras germanas y el certamen italiano.

En la primera prueba, celebrada en el circuito de Misano, se ha embolsado sus dos primeras victorias —sólo una durante todo 2015—. En la primera carrera del fin de semana salió segundo y en la cuarta vuelta dio buena cuenta del poleman, al que sacó una ventaja de dos segundos en el momento de caer la bandera a cuadros. En la segunda carrera salió como un misil desde la parrilla y se limitó a evitar que ningún otro participante le diera caza. El hecho ha sido celebrado por la prensa germana pero la observancia de otros hijos-de-campeones y como se han desenvuelto sobre el asfalto indica que replicar los éxitos de su progenitor no es tarea fácil.

Muchas esperanzas

Los hijos de Lauda, Prost o Stewart nunca llegaron a la Fórmula 1 por la calidad de su conducción. Damon Hill, hijo de Graham Hill, fue campeón pero muchos apuntan a que como piloto no era sobresaliente y triunfó en circunstancias muy favorecedoras. Jacques Villeneuve llegó a la máxima categoría como un ciclón y a punto estuvo de ser campeón en su año de debut. Lo fue en el segundo pero malas decisiones le apartaron para siempre de la senda ganadora, y de Carlos Sainz y Max Verstappen se puede decir que nunca podrán ser tildados de hijos de campeones del Mundo de Fórmula 1 pero seguramente hayan heredado velocidad pura de sus padres.

De Mick Schumacher se esperan muchas cosas, y aunque no ha hecho más que empezar, lo hace este año de la escudería Prema, una bien dotada y muy conocedora de los entresijos existentes en las categorías inferiores, no en vano se autodeclaran  Prema puede acompañar de manera exitosa a Schumacher Jr. en su escalada hacia la Formula 1 ya que tiene estructuras en prácticamente todos los escalones deportivos hasta llegar a la máxima categoría. Si a Mick le fuese bien en la Fórmula 4, podría saltar de su mano a la F3 europea, y más tarde a la GP2, la verdadera antesala a la categoría en la que su progenitor arrasó a todos los demás durante años.

Incertidumbres sobre el estado de Michael Schumacher

Si su padre le viera seguramente estaría orgulloso, pero pocos, muy pocos, saben a ciencia cierta si en realidad es consciente como para sonreír ante el éxito de su vástago. Tras su accidente de esquí en diciembre de 2013 la nebulosa informativa que le rodea tan solo deja caer algunas gotas de información en base a lo que a alguno de sus amigos y visitantes se le escapa. Si bien hombres como Jean Todt, presidente de la FIA y ex-jefe suyo en Ferrari, o Luca di Montezemolo, presidente del equipo durante su paso por Maranello se muestran más que optimistas esperanzados en que algo bueno acabe ocurriendo y aunque no sueltan información tangible alguna, emiten algún que otro tímido mensaje de limitado optimismo.

Michael Schumacher pasó 159 días en la UCI de un hospital, se detuvo a paparazzis que quisieron entrar a fotografiar su estado, se frenó a otros enfermos que querían hacerle fotos con sus teléfonos, se le han robado los informes médicos durante un traslado a su residencia que parecía diseñado por un estratega militar, su casa en Suiza ha estado permanentemente custodiada por periodistas durante semanas, y hasta se han visto drones alrededor de la mansión programados para captar imágenes ya fuera en las zonas abiertas a la intemperie como a través de ventanas. Su portavoz, Sabine Kehm, jefe de prensa del heptacampeón deja pocos datos tangibles y justifica el silencio porque ‘era uno de los deseos del piloto, quería desaparecer antes del accidente’, lo que deja una interrogante en el aire: habla de deseo, pero no de una orden recibida.

El papel de la esposa de Michael, Corinna Betsch

Las riendas familiares las ha tomado desde el primer momento Corinna Betsch, esposa de Schumacher a la que la discreción les resulta tan ansiada que hasta cedió su apellido de soltera para que su hijo debutara en el mundo del Karting durante 2008 casi en secreto.

Schumacher siempre se mostró como un piloto rocoso en pista y casi hosco en lo personal cuando se bajaba de su monoplaza, sin embargo encerraba un alma sensible y generosa. Cuando se casó con Corinna en 1995, vendió sus fotos a la revista Bunte y donó a Unesco los 250.000 marcos que recaudó. Cuando en 2005 supo que su guardaespaldas, Burkhard Cramer, falleció junto a su familia en el tsunami que asoleó sudeste asiático, cedió diez millones de dólares a los damnificados en una de las donaciones personales más grandes de la historia.

Mick Schumacher arranca su carrera deportiva en unas condiciones favorables y con resultados que ya pueden empezar a ser tomados en cuenta, pero aunque tanto su familia como sus representantes puedan comprarle asientos o hasta equipos enteros y es probable que llegue algún día a la Fórmula 1, el talento no se compra en ningún establecimiento abierto al público por muy grande que sea tu cartera. Sabine Kehm, afirma esperanzada  Ojalá lo haga para ver a su hijo ganado carreras en la Fórmula 1. De momento los primeros pasos ya se han dado, pero el trayecto, el de padre e hijo, será largo y nada fácil.

José M. Zapico

@virutasf1