Menú Portada
Luis Javier Roldán Cimorra vive en Pamplona y tiene una grave enfermedad desde hace años

El hijo de Luis Roldán espera un trasplante de pulmón

Marzo 25, 2010

En el informe clínico del ex director de la Guardia Civil, aparecen frases como esta: “a mi hijo le digo muérete un día después que yo… He leído sobre la muerte… Me desperté a las dos de la mañana y me vinieron caras de personas que ya no están… Me despertaba ya debajo de mi hijo, a gusto…”



Luis Javier Roldan Cimorra, el hijo mayor del ex director general de la Guardia Civil, espera un trasplante de pulmón. A sus casi 40 años, el primogénito de Luis Roldán, fruto de su primer matrimonio con Ángeles Cimorra, una costurera aragonesa, espera con impaciencia este trasplante para intentar poner fin a la grave enfermedad que le persigue desde hace ya años. Su otro hermano, Ignacio, también fruto del matrimonio de su padre con Ángeles Cimorra, falleció en un accidente de circulación en 1989. Roldan tiene a su vez otros dos vástagos de su segundo matrimonio con la doctora gallega de origen chileno, Blanca Rodríguez Porto, de 16 y 12 años respectivamente, que viven hoy con su madre en Galicia.

Luis Javier Roldan tiene casa en Pamplona, donde se encuentra la clínica de Navarra y donde residió su madre, ya que la familia se ubicó allí tras el nombramiento de Luis Roldan como delegado del Gobierno en Navarra, desde el año 1982 hasta 1986. Poco después se separaría de Ángeles Cimorra, que ejercicio de madre y padre de sus hijos para que Roldan hiciera carrera política, e inicio otra vida y una nueva relación sentimental con Elisa Rodríguez, a la que agasajo con grandes regalos y propiedades como se pudo ver en el sumario del “caso Roldan”. Una relación que duro solo dos años, ya que apareció en escena la doctora Rodríguez Porto.  

El primogénito de Roldan obtuvo a su vez mediante subasta publica el chale que tenia su padre en Aravaca (Madrid), de 282 metros cuadrados, y que fue sacado a subasta por 115.000 euros para responder civilmente de sus delitos. Luis Javier también figuro como apoderado de una de las cuentas bancarias de su padre en Suiza, que según Roldán puso a su hijo de apoderado por si le pasaba algo en un ataque terrorista para que alguien de su familia pudiera sacar el dinero.

Marcado por el encarcelamiento de su padre

El hijo mayor de Roldan es un brillante economista que estudio en Estados Unidos, aunque ahora ya vive de su pensión de invalidez. Durante estos últimos años ha sido el sustento y apoyo de su padre, colaborando en su manutención y caprichos, y le ha visitado en varias ocasiones en prisión. Fue uno de los pocos que acudieron a verlo a la prisión abulense de Brieva, donde estuvo diez años encarcelado de 1995 a 2005.

Precisamente, su juventud estuvo marcada por el encarcelamiento de su padre, lo que le obligo a vivir a temporadas entre Estados Unidos y España. En una declaración al diario El Mundo en marzo de 1998 decía: “Yo tenia muchos amigos, pero se esfumaron. Y cuando te pillan las cosas tan joven, se te cae el mundo encima”.

La enfermedad de Luis Javier siempre ha sido la gran preocupación de su padre. Incluso, durante sus 15 años entre rejas. Así en el informe clínico psicológico sobre Luis Roldán que tiene Instituciones Penitenciarias y que adelantó extraconfidencial.com, se indicaba ya su gran pesimismo y desesperanza. En el se referían frases a Luis Roldán como estas: “Le doy vueltas a la muerte, ahora la veo como una liberación, es que ves este panorama y no ves cual es el día… A mi hijo le digo muérete un día después que yo… He leído sobre la muerte… Me desperté a las dos de la mañana y me vinieron caras de personas que ya no están… Me despertaba ya debajo de mi hijo, a gusto…”


Juan Luis Galiacho