Menú Portada
Dentro del "Caso Federación", declararon como imputados Francisco Padrón y Vicente Vicó por unos ingresos de 151 millones no muy claros

El hijo de Juan Padrón no justificó ante el juez cómo pudo hacer una campaña publicitaria sin medios

Diciembre 11, 2008

Francisco Padrón García, hijo del vicepresidente de la Real Federación Española de Fútbol, Juan Padrón, y propietario de la cadena local de Tenerife Canal 7 del Atlántico y de la empresa Amanecer Latino S.L., y Vicente Bernardo Vico, consejero delegado de Estudio 2000, distribuidor oficial de la marca Puma en España, declararon ante el juez José Sierra, titular del Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid, como imputados en el “Caso Federación” por el que se juzga a Angel María Villar y cuatro de sus directivos por malversación de fondos públicos, administración desleal y apropiación indebida. Ninguno de los dos supo aclarar cómo se puede pagar 151 millones de pesetas por una campaña publicitaria y realizarse sin tener medios personales ni materiales para ello.

pq__pacopadron.jpg

Si el pasado martes fueron el vicepresidente Juan Antonio Padrón y el administrador general José María Castillón los que tuvieron que declarar ante el juez José Sierra como imputados por sendos delitos malversación de fondos públicos, administración desleal y apropiación indebida, ayer le tocó el turno al hijo de Padrón, Francisco Padrón García, y al consejero delegado de la empresa Estudio 2000, Vicente Bernardo Vicó. Para ambos el pasar por un juzgado como imputados en un delito fue algo nuevo. Aunque inicialmente no figuraban entre los denunciados, el informe pericial ordenado por el juez les ha llevado ante el juez por ser presuntamente considerados colaboradores necesarios para el cobro de comisiones ilegales, que es lo que se desprende del informe.
Como ya les informábamos el miércoles, el juez había solicitado a Amanecer Latino que remitiera los movimientos bancarios de los ejercicios 1998-2003, la factura emitida a Estudio 2000, que justifica un ingreso de 62 millones de pesetas, y a Canal 7 del Atlántico sus libros contables y movimientos de cuentas, pero no fue hasta ayer cuando Francisco Padrón aportó la documentación, lo que motivó que las acusaciones y el fiscal pudieran estudiarlas detenidamente. El abogado de la acusación particular, Javier Tebas, se mostró enfadado porque los imputados no han colaborado con la documentación solicitada en el mes de septiembre y no ha podido preguntar sobre la misma. No obstante, a simple vista ha comprobado que faltan documentos y pedirá a su señoría que los vuelva a reclamar.
Sobre la declaración de Francisco Padrón, Tebas comentó que “intenta explicar lo inexplicable. Unas campañas de publicidad en una televisión local a importes millonarios. Si una compañía como Estudio 2000 gasta ese dinero en una televisión local no sé lo que tendría que gastar en publicidad nacional“.
El propio Tebas señaló a Europa Press que “para acreditar que hay comisiones irregulares no sólo hay que acreditar el sobreprecio, sino también un aumento del patrimonio de las cuentas de los posibles acusados, y en el caso de Padrón y Castillón sus cuentas en ese periodo tienen unas importantísimas cantidades ingresadas en efectivo y se está buscando el nexo causal entre esos ingresos y el contrato de publicidad con la televisión del hijo de Padrón. No tengo la menor duda de que ese dinero proviene de ahí. Creo que lo tenemos bastante acreditado y vamos a seguir trabajando en ello. Pediremos más documentación porque, curiosamente, la de los años claves no aparece. Insistiremos a ver si nos quitamos la curiosidad de encima“.

El contrato de la RFEF con Puma

Como recordarán –ver hemeroteca-, la trama se destapa cuando se investiga un posible sobreprecio en las prendas deportivas de la marca Puma que compran las federaciones territoriales de fútbol. Prendas hasta un 40 por ciento más caras que comprándolas directamente en las tiendas. Resulta que la Federación Español de Fútbol firmó un convenio de patrocinio con la empresa Estudio 2000 por la que ésta, a cambio, serviría material deportivo a todas las territoriales.
Al comprobar en la territorial de Melilla que los precios eran abusivos, se levantó el pastel. Y los peritos judiciales descubren que Estudio 2000 SA, la exclusivista de Puma en España, firma un contrato con la empresa Amanecer Latino SL en 1998 por una campaña publicitaria a realizar en ese año por importe de 62 millones de pesetas. En el año 1999 el contrato se repite por importe de 39 millones de pesetas, y en el año 2000 por una suma de 50 millones de pesetas. Hasta aquí, nada extraño. Si no fuera porque el propietario de la empresa Amanecer Latino SL es Francisco Padrón, hijo de Juan Antonio Padrón. Tampoco ello es un delito, pero los peritos descubren que para realizar las citadas campañas publicitarias se especifica en los contratos y facturas que se hará en Canal 7 Atlántico, una televisión local de Tenerife propiedad de Francisco Padrón igualmente. Eso no es lo grave. Lo grave es que dicen los peritos que “Amanecer Latino recibe 62 millones de pesetas de Estudio 2000 para la realización de una campaña publicitaria y resulta que no tiene personal ni realiza pagos a terceros para llevarla a cabo. Esta pericia llega a la conclusión de que esa campaña publicitaria no se ha realizado y en consecuencia carece de justificación la entrega de esa cantidad”. Lo mismo dicen sobre los ejercicios 1999 y 2000 y los peritos concluyen: “Todo ello nos lleva a la conclusión de que la mercantil Amanecer Latino SL es una sociedad interpuesta a través de la cual se canalizan ingresos de procedencia irregular”.
Según Tebas, salvo la documentación que falta por recibir, no se van a producir nuevas actuaciones en este proceso que comenzó en 2003. Ahora corresponderá al fiscal tomar la decisión de proponer al juez la apertura del juicio o el archivo del caso. Visto lo visto lo normal será que haya juicio. La pregunta será en ese momento si Villar, Padrón y los demás directivos podrán seguir al frente de la RFEF con unas imputaciones por las que se les pedirán penas de cárcel. Con la ley del Deporte en la mano no podrían. Pero…