Menú Portada

El gran reto de Ernesto Valverde: Llega como el ‘Mou’ del Barça, en la mejor época del Madrid

Junio 14, 2017
valverde

La decisión de Ernesto Valverde de fichar por el Barcelona no fue sencilla. De hecho, ya se enfrentó a esta cuestión en el pasado y no terminó de dar el paso: “Otras veces se me relacionó y ahora sí cuadraron los tiempos”. La oportunidad es enorme pero el reto es mayúsculo. El Real Madrid ha firmado una temporada sobresaliente y ahora sí que da una sensación de superioridad palpable frente al equipo culé. El ‘Txingurri’, al más puro estilo Mourinho cuando fichó por el Madrid, debe recortar la distancia que ahora mismo separa a los blaugrana del conjunto madridista. Este retorno al éxito, además, no puede realizarse de cualquier manera: por el camino hay que recuperar el estilo, la esencia de un equipo que maravilló al mundo entero hace unos años. Se podría decir, pues, que la oportunidad de entrenar a uno de los equipos más importantes del planeta se presenta como una suerte de caramelo envenenado para Valverde.

José Mourinho llegó al Real Madrid a finales de mayo del año 2010. El portugués venía de conquistar un triplete histórico -todos lo son, por la extrema dificultad que entrañan- con el Inter de Milán. Todavía estaba reciente otro triplete, el que logró el Barça de Pep en 2009. La temporada anterior a la llegada de Mou fue la del ‘alcorconazo’ del Madrid en la Copa del Rey. Pellegrini se aferró al puntaje (estéril en todo caso), pero lo cierto es que se fue de vacío. El Barça, por su parte, ‘solo’ ganó la Liga, pero la sensación de superioridad seguía estando muy presente. La distancia entre ese Madrid y aquel Barça era sideral así que Mourinho recibió el encargo de recortarla lo antes posible. Las formas carecían de importancia. En su primera campaña, el portugués consiguió hacerse con la Copa del Rey derrotando en la final al propio Barcelona, lo que desembocó en la rúa criticada por Piqué recientemente. El central quizás tenía razón en decir que esa reacción fue fruto, sobre todo, del aplastante dominio al que había sometido el Barça a su rival. Estábamos en medio del ciclo del Barcelona. Ahora podría empezar el del Madrid.

No vale solo con ganar

Pero existe una diferencia fundamental entre los casos de Mourinho y Valverde. Al primero, como decimos, se le dio vía libre en cuanto al modo de ganar. En los últimos años, el Real Madrid no ha tenido un estilo definido más allá de ese, ganar. El portugués se empleó a fondo para conseguir reducir la distancia que le separaba con el Barcelona e incluso incluyó en su plan factores extrafutbolísticos. Tuvo que sacar todo su arsenal para acercarse al cuadro culé. Lo terminó consiguiendo: se acercó. Pero para algunos no lo suficiente.

Valverde es muy consciente de que a él se le pide algo más que ganar, al menos sobre el papel: “Conozco bien el estilo y tendré que readaptarme”. Frases similares son las que ha repetido el flamante entrenador del Barcelona en sus primeras comparecencias ante los medios. La palabra estilo siempre va a estar ligada al Barcelona y recuperar esa esencia, -máxime después de una última temporada un tanto desangelada en este aspecto- supone una meta realmente ambiciosa. Dominar el juego, sacar el balón jugado desde atrás, recuperar el poderío y la presencia en el centro del campo, volver a ejercer una presión efectiva y no depender tanto de la MSN. Son solo algunos de los conceptos que tendrá que trabajar Valverde, que ha dejado la puerta abierta a un posible cambio de esquema (“El estilo no viene marcado por el sistema”). El entrenador se ha basado en los últimos tiempos en el 4-2-3-1 pero prescindir del 4-3-3 de sopetón se antoja una medida demasiado drástica para un hombre cauto que ha incidido en varias ocasiones en su capacidad de adaptación.

Y aunque la prudencia sea el sello de Valverde, se vislumbra un desenlace extremo a su aventura culé: o puerta grande o enfermería.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99