Menú Portada

El gordito de rojo

Diciembre 25, 2012

Salió de Laponia, muerto de frío 26 grados bajo cero en su majestuoso trineo tirado por unos renos algo viejos. Y antes de ponerse a repartir ilusiones y regalos por las casas, le dio tiempo a repartir una Borrasca de millones por toda España, que para eso es el Gordo de Navidad y a darse un bañito en las playas del mediterráneo, 23 grados. Papa Noel no tenía muy claro si estaba en el Caribe o en la península Ibérica.

Si hay que decir que la noche de nochebuena se mojó algo por el oeste peninsular, sobre todo en Galicia y que el día de Navidad pasó frío en Consuegra en Toledo, 4 grados, donde paró porque es un enamorado de los mazapanes. Y en esta visita fugaz que nos hace cada año, nos ha dejado debajo de la chimenea, un nuevo Anticiclón, que vuelve a colocarse en el centro y que pondrá freno a los chubascos débiles en Galicia y en el cantábrico oriental. La cota de nieve que había bajado en la meseta norte hasta los 1.000 metros comienza de nuevo a subir.

Las temperaturas que han perdido la senda de los 20 grados en el mediterráneo, siguen siendo altas y tercas como una Mula, Murcia, 16 de máxima. Los valores se moderan en Canarias, que queda tapadas por las nubes. Y en esta recta final del año, se mantiene la tónica de cielos despejados y termómetros sin grandes heladas. Lo más subrayable siguen siendo las nieblas que volverán a formarse en las cuencas del Duero, persistentes en el Tajo y les costará abrir en el Guadalquivir.

“Al que veas en alpargatas en Navidad, no le preguntes como le va”