Menú Portada

El gol a Ter Stegen y los penaltis en Europa

Septiembre 18, 2015

Florenzi se sacó un zapatazo a lo Nayim (un recuerdo inolvidable para los de una edad) y Ter Stegen se fue girando hasta que vio el balón dentro. El riesgo del portero del Barcelona es ese, jugar como hombre libre y llevarse las culpas de un gol así. Pasaría en casi todos los equipos, pero no en este Barça. Luis Enrique fue el primero en levantar la mano, la culpa es mía, dijo. Y Piqué reforzó su posición diciendo que les da la vida a los centrales que juegue tan adelantado.

gol stegen

Ter Stegen se comió el de Mikel San José, que es como se habla en el fútbol cuando te meten un gol desde el centro del campo, y también se comió el de Florenzi en el Olímpico de Roma. Es como lo ve el que está sentando en el sillón, pero para el que elige que su portero juegue así es solo un riesgo. Luis Enrique no cambiará su forma de jugar por ese par de goles, lo que le hace falta al alemán es entender que algún día más le pondrán la cara colorada.

Mestalla deconectada

El otro asunto que quedó tras el partido de Champions fue el de los penaltis. Desde el inicio de temporada se desliza a través del periodismo en Barcelona que el club está descontento con los arbitrajes en la Liga. Ahora, también son los de la Champions. Quim Domenech le preguntó tras el partido a Luis Enrique si se lo había parecido el de Luis Suárez. “Otro penalti que no le han pitado al Barça”, dijo el periodista. “¿Y eso es noticia?”, respondió Luis Enrique. Sonó a que no les pitan ni uno. Tiene pinta de que será debate a la mínima y hará ruido.

Un apunte de lo que ocurrió en Valencia en un duelo de trallazos que terminó perdiendo el equipo de Nuno. Se hizo famosa la frase “Mestalla nunca falla” porque eso ocurría con frecuencia, pero en el regreso del Valencia a la Liga de Campeones falló. No se llenó el estadio, ni mucho menos, y más que la culpa a la afición, que siempre está, habría que mirar al club para saber que ha fallado. No es habitual que la gente se desconecte y parece claro que Mestalla llenó es un gol más.