Menú Portada
Según el Informe Anual del Banco de España de 2007

El Gobierno ya conocía la crítica situación de la economía española

Junio 30, 2008

“La recepción de información para la elaboración de este Informe terminó el día 9 de mayo", se especifica en el estudio. Muchos aspectos negativos eran claros desde diciembre de 2006.


El último informe económico delBanco de España es demoledor. En el no sólo nos habla de los aspectos negativos que estamos sufriendo si no que señala con nitidez como desde hace más de año y medio había sintomas claros y manifiestos de lo que nos está sucediendo y el Gobierno escondió la cabeza y la oposición no aporto soluciones o críticas constructivas. Los perjudicados los de siempre.

El informe se inicia resumiendo las claves del crecimiento elevado de los últimos años: Durante la larga fase de expansión de la última década, el crecimiento de la economía española se ha beneficiado de la concurrencia de importantes impulsos expansivos, tanto por el lado de la demanda como por el de la oferta. Los primeros han propiciado un notable avance del consumo y de la inversión (sobre todo, residencial), al tiempo que un incremento paralelo en la oferta de trabajo, ligado en parte al fenómeno de la inmigración, ha permitido que la mayor demanda se tradujera en un elevado dinamismo de la actividad y del empleo. Hasta aquí lo bueno, empieza a señalar todos los puntos de debilidad, ya que según el Banco de España, con el paso del tiempo, algunos de los impulsos iniciales han ido perdiendo fuerza, a la
vez que el particular patrón de crecimiento seguido se ha caracterizado por un bajo avance de la productividad, un crecimiento de la demanda interna superior al del potencial de la economía y una marcada concentración de recursos productivos en el sector de la construcción residencial, que han dado lugar a algunos desequilibrios, como el creciente endeudamiento de las empresas y de las familias españolas, que se ha plasmado en un mayor déficit de la balanza por cuenta corriente, y la persistencia de una tasa de inflación más elevada que en el conjunto de la zona del euro, es decir ese margen que hace que aunque el petróleo o los alimentos estén caros para todos, en España seguimos pagando mas.  La confluencia de todos estos factores ha ido abriendo el camino a una fase de desaceleración paulatina que ha ido afianzándose a lo largo de 2007 y que debe permitir el tránsito hacia un nuevo patrón de crecimiento basado en unos fundamentos más equilibrados y, por tanto, más sostenible a largo plazo.

¿Desde cuando se conocia todo esto?. Los primeros signos de desaceleración hicieron su aparición en el sector inmobiliario a mediados de 2006 y se fueron consolidando de forma gradual a lo largo del pasado ejercicio. El incremento de los tipos de interés, las menores expectativas de revalorización de la vivienda derivadas de la propia maduración del ciclo en este mercado (de hecho, la tasa de crecimiento de los precios de estos activos reales se ha venido reduciendo desde finales de 2004) y unas perspectivas más
moderadas de crecimiento de la renta disponible de los hogares fueron llevando a una desaceleraciónde la intensa demanda de viviendas que se había venido registrando. ¿Alguna medida o resultado de todas estas “señales”? La respuesta la sabemos, NADA, se siguió construyendo a todo trapo y las entidades financieras dando créditos a mansalvas (los que ahora niegan a otros sectores productivos y particulares). El resultado miles de casas sin vender, suspensiones de pagos de inmobiliarias y pagos.

Los efectos de la reducción de la actividad inmobiliaria sobre el PIB dependen de su extensión e intensidad y del alcance de la transmisión de dicha reducción al resto de la demanda interna. Ahora se señala que ¡un 2% de reducción!. ¿Qué hicieron nuestros políticos?. Los que Gobiernan lo que increiblemente siguen haciendo, negar lo evidente. Antes se puede “entender” que por motivos políticos para aguantar hasta que llegaran las elecciones, pero ¿Ahora?. Los otros, crispar mucho y dar pocas soluciones y en las Comunidades Autónomas que gobiernan y las entidades financieras que controlan, que siga creciendo el urbanismo y que corra el dinero. Y así la vivienda en costa de Comunidades como Valencia y Murcia está en estado comatoso y tardará según los más optimistas un lustro en recuperarse. Es hora de las responsabilidades.