Menú Portada

El Gobierno, tranquilo: esquiva Faisán y Parot

Octubre 20, 2013
pq_938_rajoy-congreso-2.jpg

Aquella hoja de ruta, aquel encuentro secreto entre el hombre de confianza de Rajoy en la seguridad del Estado y el ya ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Allí, el saliente le explicó al entrante la hoja de ruta del proceso de negociación con los terroristas de ETA.

La hoja se va cumpliendo. Dos eran los obstáculos más complicados de superar. El primero, por el daño colateral y político que podía tener, el caso del chivatazo del Faisán, un caso que podía dejar en una situación delicada al ahora aliado del Gobierno de Rajoy en materia antiterrorista. Una condena por colaboración con banda armada hubiera dejado ya medio hundido políticamente a Rubalcaba, otro de los artífices del proceso de negociación con ETA.

Batalla perdida desde el inicio

El segundo gran peldaño, la sentencia de Estrasburgo sobre la doctrina Parot. El respaldo de su primera decisión deja la pelota de la responsabilidad al Ejecutivo de Zapatero; es decir, el movimiento europeo dejaría sentenciada ya la política penitenciaria más dura, el Gobierno de Rajoy podría echar la culpa al Ejecutivo de Zapatero y el PSOE de Rubalcaba miraría para otro lado. Rajoy no tendría desgaste. Es verdad que el Ejecutivo elaboró con los Abogados del Estado un firme recurso. Pero también es verdad que sabía que la batalla se perdió ya en su inicio.

De esta forma, superados Faisán y Parot, el Ejecutivo tiene expedito el camino de las zarzas más incómodas de la herencia socialista en la lucha contra ETA. Puede, incluso, señalar al PSOE cuando aprieten las víctimas, si deciden finalmente apretar.

Será el momento en que entremos en una nueva fase penitenciaria. El calendario para comenzar a aplicar beneficios penitenciarios a los etarras y a concederles permiso de salida se irán acelerando durante los próximos meses. Y sino, tiempo al tiempo.

Matias Galdós