Menú Portada
Realiza cambios en la Ley de Cajas a su antojo para aprobar las nuevas fusiones

El Gobierno se olvida de la memoria histórica a la hora de fusionar Cajas

Diciembre 23, 2009

El Estatuto para las Cajas Generales de Ahorro Popular, fue defendido en las Cortes de la Segunda República por el entonces ministro de Trabajo del PSOE, Francisco Largo Caballero

En el se limitaba, por ejemplo, el importe de un préstamo hipotecario hasta el 60% sobre el valor del inmueble, cuando con el PSOE actual ha llegado hasta el 100%


Circunstancias excepcionales, según sea el momento o las necesidades, con esa excusa hasta las Leyes se pueden cambiar, así lo denunció el coordinador económico del PP, Cristóbal Montoro, para sostener  que su formación votará en contra de la enmienda socialista introducida en el proyecto de ley de medidas urgentes para el fomento del empleo y que hace referencia al régimen jurídico de las fusiones de las entidades de crédito porque supone una “reforma de tapadillo” de la naturaleza jurídica de las cajas de ahorro ante los problemas “legales” que suscita la reestructuración del sector y abrir la puerta a que las puedan comprar bancos.

Para Montoro, esta iniciativa impulsada por la vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, pone en duda el caso de la adquisición de Caja Castilla-La Mancha (CCM) por parte de Cajastur, que a su juicio no contaba con amparo legal, con la excusa de dotar de mayor seguridad jurídica a las operaciones de integración, pero que supone de hecho amparar su “bancarización”.

La enmienda aprobada por la Comisión de Trabajo del Senado señala que las operaciones de fusión, escisión y cesión de activos se regulan según la Ley de Sociedades Mercantiles, “sin perjuicio de lo previsto en la legislación específica” aplicable a algunas de ellas, como sería el caso de las cajas de ahorro.

Asimismo, se plantea que cuando la operación consista en el traspaso de una parte o varias partes de una entidad de crédito, “cualquiera que sea su naturaleza”, a otra de igual o distinta naturaleza a cambio de una contraprestación que no consista en accionas, participaciones o cuotas, se aplicará el régimen de cesión global de activos contemplado en la misma ley.

Adiós al espíritu de las Cajas de Ahorro Populares de 1933

En ese año, el tan alabado por los socialistas actuales Francisco Largo Caballero defendió como ministro de Trabajo, el Estatuto para las Cajas Generales de Ahorro Popular, en este además de aprobar el fin sin lucro de estas entidades se defendían otros aspectos tales como la prudencia, el importe de los préstamos no excederá del 60% del valor de la finca hipotecada, las inversiones se centrarían en fondos públicos o industriales (lejos de muchas inversiones especulativas que han llevado a muchas cajas al límite), la administración de los ahorros será gratuita para los imponentes (sin comisiones de administración o mantenimiento como actualmente) entre otras muchas que podrán ver en este documento histórico que les adjuntamos.

Pero destacamos su artículo 12 en el que refleja como para fusionarse, una de ellas debe estar en liquidación. ¿Lo estaba CCM? Para ciertos aspectos la memoria histórica es selectiva.