Menú Portada
La ayuda la percibirán empresas públicas y privadas

El Gobierno se gasta 1,3 millones de euros en la formación de parados españoles en el extranjero

Marzo 16, 2011

La medida trata de "favorecer" la participación de jóvenes residentes en el exterior en actividades de formación

Los rendimientos financieros que se puedan generar, incrementarán el importe de la subvención concedida


El gasto público para los desempleados sigue disparándose y el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero sigue sin encontrar solución a esta “sangría”. Mientras, las cifras de paro en España crecen de forma imparable y parece que ya ni siquiera la crisis puede servir de excusa al Ejecutivo socialista, teniendo en cuenta que ya se duplica la tasa de desempleo en comparación con la UE.

Pues bien, al gasto que supone pagar el subsidio a los trabajadores en España se suma un nuevo dato que estaba olvidado: los parados españoles en el extranjero. Recientemente,  el BOE publicaba las ayudas que el Gobierno ofrecerá a empresas públicas y privadas para “favorecer” la participación de jóvenes residentes en el exterior en actividades de formación. La cifra es mareante.


Un total de 1,3 millones de euros será la inversión del Ejecutivo que será cargada a los Presupuestos Generales del Estado. Pero lo realmente importante es que, de nuevo, esas ayudas no van a parar al bolsillo de los ciudadanos, sino a las empresas, a través de unos requisitos que no son precisamente muy “concretos”.



Criterios de adjudicación muy subjetivos


A saber: exigen a las empresas que aporten el número de acciones formativas y de alumnos que prevén, las horas lectivas, su “estructura o capacidad de gestión” o la experiencia, entre otras propuestas. Así, se tratan de baremos subjetivos en algunos de los casos, que serán los que finalmente decidan los receptores de las ayudas económicas. A cambio de ello, los elegidos recibirán una cuantía que les servirá para pagar gastos generales (calefacción, agua, o teléfono), gastos del personal, publicidad, desplazamientos o dietas. Y una curiosidad: los rendimientos financieros que puedan generar, incrementarán el importe de la subvención concedida. Está por ver cómo se desarrolla ese último punto.


Mientras, las medidas del Ejecutivo socialista y del Ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, vayan dirigidas a alargar la edad de jubilación sin tener en cuenta las dificultades de los trabajadores para encontrar un empleo -y más a determinadas edades-, estamos condenados a terminar con este tipo de ayudas. Y esto no parece que vaya a cambiar… de momento.