Menú Portada
Su capacidad de venta hizo posible su inclusión como colocadores pese a la reticencia de diferentes altos cargos

El Gobierno quiso vetar a los grandes bancos españoles en la OPV de Loterías

Julio 7, 2011
pq_927_aurelio_martinez.jpg

Tras la debacle electoral de las municipales y autonómicas, toca salvar los muebles utilizando cualquier método. Esa es la consigna del Partido Socialista que perdido muchos votos de centro izquierda que van a parar al Partido Popular o UPyD, intenta recuperarlos por la izquierda, la misma que le encumbró en 2004 y 2008. Por ello que mejor que atacar a los bancos y ponerlos en el punto de mira. Rubalcaba,  Valeriano Gómez o José Blanco son las cabezas más visibles de este ataque que incluye desde culparles de la crisis o penalizar sus sueldos, incluso para muchos la denuncia a la Familia Botín se enmarca en esta estrategia.

La respuesta directa en algunos casos por medio de declaraciones como indirecta, de los grandes de la banca, Emilio Botín y Francisco González no ha gustado a Moncloa, que quiere distanciarse y castigar a los dos grandes. La última oportunidad la OPV de Loterías que se realizará a principios de este otoño.

Por ello no es de extrañar que Loterías y Apuestas del Estado eligiera a JP Morgan, Goldman Sachs, UBS y Credit Suisse como los bancos coordinadores de su salida a Bolsa, ninguno de ellos banco español. Esta decisión, auspiciada por altos cargos de Economía y varios ministros levantó suspicacias y una guerra abierta en la que dicen Aurelio Martínez, presidente de Loterías, tuvo que interceder  para conseguir que al menos Santander y BBVA figuren como bancos colocadores.

Con una cuota de más del 30% entre ambos, no contar con sus miles de oficinas en España sería un suicidio, por mucho que presuman de un éxito a la hora de la venta del 30% de la empresa pública.

No obstante, aunque parece que el “sector duro” ha perdido una batalla, prometen librar otras nuevas batallas, sorpresas que seguro nos iremos encontrando con más frecuencia a media que se acerquen las elecciones generales.