Menú Portada
El importe es un 34% inferior al precio de licitación

El Gobierno gastará 6,8 millones en la rehabilitación de la sede de su Delegación en Valencia

Mayo 29, 2012

El proyecto de mejora del Palacio del Temple fue promovido por el anterior Gobierno, que publicó el anuncio en el BOE el pasado 30 de agosto

La adjudicataria, Acciona Infraestructuras, se ha impuesto a más de 30 empresas

La Delegación del Gobierno en Valencia abandonó este edificio hace más dos años con la intención de iniciar entonces las obras ahora adjudicadas


En estos días en los que estamos sufriendo las mayores turbulencias financieras de las últimas décadas, y el fin de la crisis se ve aun lejano, se ve más distante el año 2009, en el que la entonces ministra de Economía, Elena Salgado, hablaba ya de la salida de la crisis afirmando que la economía española estaba “comenzando a tener brotes verdes de recuperación”. Quizá por ello, en ese ejercicio, seguían planteando grandes obras como la rehabilitación del Palacio del Temple, sede de la Delegación del Gobierno en Valencia.

A finales de ese año, se abandonó el Palacio, edificio construido en 1771 sobre el antiguo monasterio templario, y que está catalogado como Monumento Nacional y uno de los mejores ejemplos de la arquitectura de la Ilustración. Con este traslado del personal a la sede de la Seguridad Social en Valencia, se puso en marcha el proyecto de rehabilitación del complejo con la intención de iniciar las obras de forma inminente.

Licitado por el Partido Socialista

Pero no fue así, tras varios intentos y fallos administrativos, finalmente en agosto de 2011, mientras la economía española sufría uno de sus peores embistes, el Boletín Oficial del Estado publicó el anuncio definitivo por el que el entonces Ministerio de Política Territorial y Administración Pública (funciones asumidas hoy por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas), licitaba las obras de rehabilitación con un plazo de ejecución y entrega de 30 meses y un valor estimado del contrato de 11.501.158,57 euros.

La tramitación de esta licitación fue ordinaria y el procedimiento abierto, estableciendo como criterios de adjudicación, la garantía técnica de ejecución, la oferta económica, propuesta de aumento del plazo de garantía de las obras, estudio de la organización de la obra en el inmueble y en el entorno, memoria de ejecución de las obras y programa de mantenimiento de instalaciones. También se establecía como fecha límite de presentación de ofertas el  10 de octubre de 2011, tan sólo un mes y diez días antes de las últimas elecciones generales.

El tiempo un factor a favor

Con esta patata caliente, y a pesar de la política de austeridad, el actual Ejecutivo ha decidido continuar con la obra, pero afortunadamente para el bolsillo del contribuyente consiguiéndola con una rebaja del 34%. En total, 6.837.881 euros, casi cuatro millones menos del precio base de licitación, que se pagarán a la empresa Acciona Infraestructuras, empresa del grupo de construcción presidido por José Manuel Entrecanales. Buena parte de esta rebaja económica ha sido la enorme cantidad de ofertas recibidas por parte de más de 30 empresas.

Así, dentro de 30 meses, la Delegación del Gobierno en Valencia disfrutará, del doble del espacio destinado a uso administrativo, se racionalizarán todas las instalaciones del inmueble, fundamentalmente eléctricas y de climatización a la vez que se refuerzan los elementos estructurales.  Lo llamativo es que se apruebe esta obra sólo dos meses después que Soraya Sáenz de Santamaría denunciara que la Administración General del Estado dispone de 55.000 edificios y muchos sin uso alguno, y posiblemente muchos en Valencia en los que no sería necesaria una rehabilitación millonaria.