Menú Portada
Mientras congela el salario de los funcionarios para el próximo ejercicio

El Gobierno gasta 61.226 euros para el desarrollo personal de los trabajadores del Instituto Nacional de Administración Pública

Octubre 17, 2013
pq_938_cristobal-montoro.jpg

Dice el refranero español que “Mal de muchos, consuelo de tontos”. Esto es lo que posiblemente pensarán muchos funcionarios españoles al comprobar lo que sucede con determinadas partidas de los Presupuestos Generales del Estado y lo que es peor, lo que acontecerá con sus colegas portugueses. Si hace apenas tres semanas se anunciaba la congelación del salario de los trabajadores públicos españoles para el próximo año, el Proyecto de Presupuestos para 2014, presentado este martes por el Gobierno de Portugal recoge, no la congelación, lo que es peor, recortes importantes a funcionarios. Entre otras medidas, el Ejecutivo del conservador Pedro Passos Coelho pretende aplicar un recorte gradual de entre el 2,5% y el 12% a los sueldos de los funcionarios que cobran más de 600 euros mensuales. Lisboa también pretende reducir en un 3% el número de trabajadores en las empresas públicas.

Mientras, en España, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha presentado a la Comisión Europea sus medidas para ahorrar 5.150 millones en el Empleo Público. Entre los puntos adoptados, y  ya en ejecución, se encuentran la congelación de la oferta de empleo y la no reposición de efectivos, el incremento de la jornada de los empleados públicos a 37,5 horas semanales, la reducción de los créditos y los permisos sindicales, la reducción de los días “moscosos” de seis a tres o la modificación del régimen retributivo durante la situación de incapacidad temporal. Casi nada.

Desarrollo personal de los funcionarios

Pero mientras llegan las restricciones y los recortes, continúan los gastos superfluos, precisamente del Instituto Nacional de Administración Pública (INAP), un organismo autónomo adscrito al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas que dirige Cristóbal Montoro. Este mismo, acaba de licitar un contrato por 61.226 euros para la “realización de un programa de desarrollo personal para los trabajadores del INAP”.

Este programa, de 4 meses de duración, ha sido adjudicado la empresa Desarrollo Organizacional, Personas y Productividad SL, una sociedad en funcionamiento desde 1963 y que “promueve valores como: trabajo en equipo, pasión por el trabajo, innovación, cercanía al cliente, afán de superación y responsabilidad”. Algo que se presupone que deberían tener los trabajadores del INAP, organismo que tiene encomendadas las tareas de selección de los funcionarios de los cuerpos generales de la Administración General del Estado y la formación de directivos públicos,  pero que nos cuesta más de 60.000 euros a todos los españoles.